Policiales
Martes 19 de Enero de 2016

Por salvar a su primito un joven con discapacidad murió ahogado

Se trata de Emanuel Serra (21), quien evitó que muriera un primo en el piletón de riego. Otro muchacho trató de rescatarlo pero fue en vano. Ocurrió en Godoy Cruz. 

Un joven de 21 años con discapacidad mental murió ahogado por intentar salvar a un primo menor de edad, quien se había arrojado al agua de un piletón que pertenece a Palmares.
El trágico suceso se cobró la vida de Emanuel Enrique Serra, quien ayer alrededor de las 14 se enteró por un niño que uno de sus sobrinos de 12 años se estaba ahogando en el piletón del barrio Puesta del Sol, en Godoy Cruz.
Sin pensarlo dos veces, el joven, quien padecía un retraso mental, se arrojó al agua y logró rescatarlo, pero para él no había salida. Esto, pese a que una amigo, Esteban Godoy, también se tiró al espejo de agua para intentar sacarlo. Todo esfuerzo de este joven se vio frustrado cuando Emanuel se fue para abajo y sus esfuerzos resultaron en vano.
En pocos minutos llegó la policía. Varios agentes se sumergieron para buscarlo entre la maleza, a unos 6 metros de profundidad. Ante la imposibilidad de rescatarlo convocaron en el acto a Bomberos de Capital y Godoy Cruz, cuyos buzos lo visualizaron a esa profundidad. Se arrojaron y lograron sacarlo, ya muerto, ante la mirada de más de 50 personas del barrio y familiares, quienes estaban desesperados ante el cuadro que se les presentaba.
Los reclamos puntuales –pese a que el piletón está rodeado de una red protectora y un gran cartel indica "prohibido bañarse"– era contra los policías del destacamento que está justo delante de los piletones: "Están al pedo", vociferaba una mujer mientras lloraba a gritos. Paco Pérez lo inauguró con mucha pompa y los policías de acá no están nunca. Y pensar que fueron puestos para cuidarnos porque aquí hay tiros siempre. En el barrio hay 24 casas y casi 200 niños. Los móviles, cuando vienen a la noche, los usan para hacer picadas", acusó la misma mujer.
Mientras los bomberos ya habían sacado el cuerpo de Emanuel, su madre lloraba desesperada junto a sus otras dos hijas, una menor de edad y otros familiares. Ella se preguntaba entre sollozos y sin consuelo una y otra vez: "Cómo le digo ahora a mi marido que nuestro hijo murió así".
Escenas desgarradoras
A medida que se iba conociendo que Emanuel había muerto el dolor se fue apoderando de todos, sin distinción de edades.
Su tío Gustavo Silva le contó a Diario UNO Mendoza que "mi sobrino Emanuel trabajaba conmigo en albañilería. Hay que tener cuidado con esto que pasó porque le puede suceder a cualquier otro niño o adulto. Yo no tengo consuelo".
Una vecina del joven contó "apenas vimos lo que pasaba llamamos a Palmares para que abrieran las compuertas y así rescatarlo antes de que muera, pero el de seguridad nos dijo que recién lo harían a las 19 ¿para qué servía si era una urgencia? No les importa nada de nosotros".
Violento ataque a pedradas
Precisamente cuando la mujer terminaba de pronunciar estas palabras llegaba al lugar una persona que trabaja en Palmares –no trascendió el cargo– y apenas lo descubrieron comenzaron a arrojar sobre él una lluvia de piedras, algunas de ellas de gran tamaño. El hombre comenzó a correr tapándose la cabeza, mientras un efectivo también iba a gran carrera para protegerlo.
Lo que lo salvó fue el camión de bomberos detrás del cual buscó refugio en medio de insultos de todo calibre que proferían a coro un gran número de personas. La calma, lejos de reinar en el lugar, parecía alejarse cada vez más porque a medida que se acercaban más personas y se enteraban de lo ocurrido, recrudecía la impotencia que sentían ante el desgraciado suceso.
Momentos más tarde llegó personal de la Policía Científica, que realizó los peritajes sobre el cuerpo del infortunado joven. Luego, por orden del fiscal el cadáver fue remitido al forense. Diario Uno.

Comentarios