País
Miércoles 22 de Julio de 2015

Por falta de atención, una mujer dio a luz en el baño de un hospital

Ocurrió en Córdoba la parturienta contó qeu pidió ayuda varias veces y que como se sentía muy mal pidió ir al baño. Su hija casi se cayó al inodoro. 

Verónica Tabárez, de 33 años y con un embarazo a término, en las primeras horas del domingo, concurrió al hospital Materno Neonatal de Córdoba con fuertes contracciones y, después de esperar casi una hora en la guardia sin ser atendida por ningún médico, a pesar de sus súplicas por los intensos dolores, tuvo a su bebé en el inodoro del baño de la guardia del centro de salud provincial.
"Fue horrible", en diálogo con el diario cordobés La Voz del Interior, al tiempo que relató que cuando advirtió que la cabecita de la bebé estaba totalmente afuera, logró sostenerla para que no siguiera saliendo del canal de parto y no se golpeara contra el inodoro ni cayera dentro de ese foco séptico.
Al advertir lo que estaba pasando por los gritos de la madre, Margarita González, encargada del hogar de Portal de Belén donde está alojada Verónica y quien la acompañaba en ese momento, también empezó a gritar pidiendo ayuda. "Ahí apareció un médico, que venía corriendo por el pasillo y me pedía que sostuviera la bebé para que no se cayera al inodoro", dijo Margarita a este diario.
Finalmente Verónica fue atendida en una camilla en el pasillo. "Ni siquiera tenían con qué cortar el cordón umbilical a la recién nacida que primero había llorado, pero después ya se había puesto moradita, hasta que llegó otra médica. Todo ocurrió en un lugar de paso, donde había gente que incluso filmaba el episodio con celulares", aseguró Margarita.
"Ahí no había ni una sábana ni una colcha, por lo que tuve que tapar a la bebé con mi tapado. Yo no podía parar de temblar", contó la madre, que precisó que después fue llevada a la sala de partos y más tarde a recuperación.

No tan dulce espera
Verónica, que también es mamá de un nene de 3 años, ya era paciente del Materno Neonatal, donde había tenido su último control el miércoles anterior, y el viernes se había hecho una ecografía. La fecha prevista de parto era el 28 de este mes.
El sábado a la noche empezó con contracciones y le avisó a Margarita para que la acompañara al Neonatal, adonde fueron en forma inmediata en un remise alrededor de la una de la madrugada.
En la guardia, informaron en mesa de entrada la situación, les tomaron los datos y les dijeron que tenían que esperar. "Yo llegué con tiempo suficiente, no en el último minuto", informó la madre, que señaló que en la guardia había también otra parturienta esperando.
Allí no se veían médicos, aseguraron las mujeres, que ante la intensificación de las contracciones insistieron en varias oportunidades en mesa de entrada para que Verónica fuera atendida, lo que nunca ocurrió. Pero en una ocasión vieron que la persona a cargo se comunicó por teléfono con alguien.
"En un momento me acerqué, doblada por el dolor, y le dije que no daba más, si iban a demorar mucho, y me dijo que sí porque había un solo médico", relató la madre. Poco después le preguntó si podía ir al baño, donde se desencadenó el parto.
"El médico que la terminó atendiendo nos dijo que estaban todos tomando mate", aseguró la encargada del hogar del Portal de Belén al diario local, afirmación que fue corroborada por Tabárez.
Hoy, ella y su bebé Zoe están bien, ya de alta. No obstante, María Amelia Moscoso, titular del área jurídica del Portal de Belén –que aloja a Verónica y a sus hijos– informó que se evalúa iniciar acciones legales contra el establecimiento provincial.

Fuente: Diario Uno

Comentarios