Mundo
Martes 29 de Diciembre de 2015

Por El Niño y el cambio climático no paran los desastres naturales

A nivel mundial se han producido episodios meteorológicos altamente destructivos, y la ciencia los estudia. Sequías, tornados en EE.UU. y las inundaciones en Paraguay y el Litoral argentino son consecuencias tremendas. 

Tornados, inundaciones, temperaturas récord, ola de calor: los fenómenos meteorológicos extremos que marcan el fin de 2015 se deben a un fenómeno, El Niño, particularmente acentuado en un contexto de cambio climático pero también a variaciones naturales, según científicos.
“No hay una respuesta sencilla” para explicar los fenómenos excepcionales, a veces devastadores, observados tanto en América del Sur como en Europa, Estados Unidos y Australia, señala Jérôme Lecou, ingeniero meteorólogo francés. “Existe una conjunción” de factores, coincide el climatólogo Hervé Le Treut.
El Niño, una corriente ecuatorial cálida del Pacífico, cumple un papel  evidente en parte de los fenómenos observados en el planeta, agrega Le Treut.
Se trata de un fenómeno natural que se repite con algunos años de intervalo, provocando sequías e inundaciones, pero el episodio de 2015 es según Lecou “probablemente el más poderoso de los 100 últimos años”. 
La Organización Meteorológica Mundial (OMM), una agencia dependiente del sistema de Naciones Unidas, había advertido en noviembre pasado de que ganaría en intensidad antes de fines de año.
Este “evento extremadamente poderoso” explica por ejemplo “las inundaciones particularmente intensas en Paraguay y el Norte de Argentina”, indica Lecou. Se trata efectivamente de zonas expuestas a fuertes lluvias cuando aparece El Niño.
Se va el año más cálido
Las temperaturas anormalmente cálidas registradas en el noreste de Canadá y en Australia coinciden con aquel fenómeno, bautizado con referencia al Niño Jesús, porque se produce en torno al solsticio que coincide con la Navidad.
Por otra parte, los efectos del cambio climático “comienzan a hacerse sentir”, asegura el meteorólogo.
A nivel mundial, el año 2015 “será el más cálido jamás registrado” y los cinco últimos años constituyen el quinquenio más caluroso de que se tenga estadísticas.
Según la OMM, “la temperatura promedio en la superficie del globo superará sin duda el umbral simbólico y significativo que constituye un calentamiento global de un grado centígrado” con relación a la era preindustrial.
Según los científicos, los dos fenómenos se potencian 
¿Existe aun vínculo entre El Niño y el cambio climático? “No necesariamente”, aclara Hervé Le Treut, aunque “se puede imaginar que sea modulado un poco por el cambio climático”.
Según el secretario general de la OMM, Michel Jarraud, “el fenómeno natural que constituye El Niño y el cambio climático provocado por el hombre pueden interactuar y ejercer su influencia el uno sobre el otro de manera totalmente inédita”. “El Niño –agrega– no hace sino acentuar la tendencia al calentamiento”.   
Tornados mortales en EE.UU
No es seguro sin embargo que los mortíferos tornados de Texas se deban al cambio climático.
“Efectivamente hay un poco más de tornados pero no existe un vínculo comprobado hasta el momento” con el cambio climático, señala Jouzel, ex vicepresidente del grupo de expertos sobre el clima (IPCC).
La “variabilidad natural” del clima también ocurre en los fenómenos excepcionales, advierte Jérôme Lecou. 
Según él, la misma explica la ola de temperaturas clementes en el noreste de Estados Unidos y Europa, así como las inundaciones fuera de lo común en Inglaterra.
 

Comentarios