País
Jueves 19 de Mayo de 2016

Por desnutrición, falleció una nena wichi en el norte de Salta

Vivía en La Medialuna, cerca del paraje Dragones. El médico no la tenía registrada con bajo peso. En la provincia hay unos 2.000 niños con esta patología.

La muerte de una nena de dos años el 21 de abril, oriunda de la comunidad wichi La Medialuna, a 25 kilómetros de Dragones, en el departamento General San Martín, puso en evidencia la vulnerabilidad a la que están expuestos los niños del interior de la provincia. El certificado de defunción que se conoció por medios periodísticos locales indica que el diagnóstico del fallecimiento fue "broncoaspiración, gastroenteritis aguda infecciosa, trastorno metabólico, desnutrición".
En diálogo con este medio, el ministro de Primera Infancia de la provincia, Carlos Abeleira, aseguró que la desnutrición es una realidad de la provincia y que el problema de fondo es la pobreza estructural en el interior. Aseguró que hoy "hay 2.000 niños con bajo peso y en control nutricional". Además, confirmó que "hay otros casos graves", en seguimiento, aunque no detalló cuántos.
"No basta con discutir si murió o no de desnutrición y el peso que tenía la nena. Hoy falleció una niña y somos todo responsables, y lo asumimos", expresó el funcionario provincial.
Según se supo, la nena de dos años se llamaba Brenda y empezó con diarrea y vómitos. Fue asistida en el hospital, se recuperó y luego volvió a tener una recaída, con tos y fiebre. La tercera vez que tuvo contacto con un médico la derivaron al hospital de Orán. El tema es que mientras era trasladada en ambulancia desde el puesto sanitario de Dragones falleció en el camino.
No es la primera pérdida que tiene la familia. En 2008 el hermano de Brenda perdió la vida y también habría sido por problemas de nutrición.
Según el Ministerio de Primera Infancia, el médico del puesto sanitario, Facundo Orozco, no tenia registrada a Brenda con bajo peso. Mencionó que la pequeña como el resto de los integrantes de la familia, siete hermanos más, sí tuvieron controles. En el caso de la niña dijo que fueron en enero y marzo, donde tenía los índices de peso adecuados.
Aunque circuló la información de que la familia no recibía asistencia de parte del Gobierno, Abeleira aseguró lo contrario. "La familia no estaba desamparada", dijo. "Estaban dentro de los esquemas sociales que tiene actualmente la provincia, como ser la tarjeta Aipas (ex tarjeta social), estaban dentro del esquema móvil alimentario y recibían la asignación universal por hijo, más los controles de los agentes sanitarios, que fueron en enero y marzo", dijo el funcionario.
Abeleira sostuvo que el peso de la pequeña, que estaba registrado en las planillas de los agentes sanitarios, indicaba que no estaba con bajo peso. Con ello reafirmó que la cobertura de la zona con agentes sanitarios existe.
Ante la descripción de la pobreza estructural de la misión wichi en la que vivía Brenda junto a su familia y la del departamento San Martín indicó que la realidad del departamento es que tiene una superficie de 25 mil kilómetros cuadrados, 5 veces más grande que Capital, y que tiene 30 mil habitantes. "Hay parajes que son de una sola vivienda con cinco o seis personas. Hay cuestiones relacionadas con la falta de agua potable y otras dificultades. Es una realidad de gran parte de las localidades del departamento", sentenció.
Las obras dependen, según Abeleira, de que se cumplan las promesas hechas por el Gobierno nacional. "Estamos ilusionados con el mensaje nacional de la generación de 4 mil puestos de Primera Infancia. Se está hablando de hacer una inversión muy fuerte en temas de fondo, como son el agua, las cloacas, la luz y mejoramiento de viviendas", sostuvo.
Hay 2.000 niños con bajo peso
Carlos Abeleira aseguró que hoy hay 2.000 niños con bajo peso en la provincia. También afirmó que hay otros casos graves, pero en seguimiento. Estos, según el ministro, se tratan en un centro de recuperación de la zona, en un hospital o en un centro de Conin.
La tasa de chicos con déficit nutricional en la provincia es 1,9% en menores de 2 años. Aunque no hay detalles sobre si esa tasa disminuyó o no desde antes del 2013. Los datos fueron publicados en el informe anual del Gobierno de la Provincia e indican que desde ese año y hasta 2015 la tasa se mantuvo en 1,9%.
El ministro explicó: "Es una cuestión estructural que viene estancada en el tiempo y la manera de trabajarlo es con los niños". Agregó que "con este Gobierno se incrementó mucho (el aporte) en los departamentos más débiles, el 17% per cápita más que el resto, y aún así vas a estos lugares y sentís que no hay nada".
Cuando se creó el Ministerio de Primera Infancia se informó que hasta diciembre de 2014 había 1.500 chicos menores de 5 años con bajo peso. En febrero de 2015 el ministro de Salud, Oscar Villa Nougués, en una entrevista otorgada a El Tribuno dijo que en la provincia había 1.900 niños de 0 a 5 años que no tenían un estado nutricional ideal. Había aclarado que el 20% del total de los niños con controles nutricionales, de esa franja etaria, no recibían control en el sistema.
Las metas 2016
Desde el Ministerio de Primera Infancia se habla de que los resultados sobre la desnutrición y el abordaje de la pobreza estructural son un trabajo a largo plazo.
Una de las metas a alcanzar, según Carlos Abeleira, es que este año se inicie la obra, que contará con fondos nacionales para el mejoramiento de condiciones estructurales de distintas localidades; bajar la mortalidad infantil y generar centros de primera infancia.
Según comentó el funcionario, la Nación anunció la creación de 4 mil centros de este tipo. “Muchas políticas universales no alcanzan y tenemos que trabajar en casos puntuales y zonales junto con organismos de Nación, llevar trabajo a la zona”, aseguro el ministro, quien señaló que una opción sería implementar un esquema de trabajo en ganadería. Algo que ya se aplicó en Rivadavia Banda Sur y en Santa Victoria Este.
También quieren trabajar con los agentes sanitarios. Abeleira dijo que en la zona el trabajo de prevención que realizan los agentes sanitarios existe y la cobertura es alta. Informó que, como mínimo, los agentes sanitarios deben hacer cuatro visitas al año a las familias que controlan, en especial a los chicos.
“En los casos vulnerables van con mayor asiduidad. El tema es que se haga un replanteo global de la situación del agente, que se lo vea con otra integralidad”, aseguró.
Para esto se intentará digitalizar las planillas e implementar sistemas de alerta para dar asistencia más rápida a los niños vulnerables que desmejoren.
Cifras a tener en cuenta
8 niños fallecieron por desnutrición en 2015. Eran de localidades del norte de la Provincia.
44 por ciento de los niños desnutridos de la provincia se encuentran en localidades del norte.
46 derivaciones urgentes se hicieron el verano 2015-2016 en el norte provincial y más de 400 intervenciones médicas a cargo del Ministerio de Primera Infancia.
5.500 niños y niñas asistieron a escuelas del norte de Salta para almorzar durante el verano.

Fuente: El Tribuno    

Comentarios