Policiales
Martes 04 de Julio de 2017

Veinte años de prisión a una mujer que mató a su hijo por un "berrinche"

La Justicia consideró imputable a la acusada y consciente del acto criminal en medio de un episodio de ira, violencia y descontrol.

La justicia mendocina condenó a una mujer a 20 años de prisión por matar a su hijo de 4 años en su casa de San Rafael. La segunda Cámara del Crimen de ese departamento dictó sentencia este lunes contra Verónica González (39), quien en octubre del año pasado asfixió a su nene Bautista tapándole la cara con una almohada.

El tribunal rechazó los atenuantes planteados por la defensa de la mujer sobre un estado de esquizofrenia y sufrimiento psicológico. Por el contrario, consideró a la mujer imputable y consciente del acto criminal en medio de un episodio de ira, violencia y descontrol ante un "berrinche" del chico.


Su abogada, Florencia Garciarena, había solicitado la pena de ocho años de prisión y un tratamiento psicológico y psiquiátrico, ya que según su defensa la mujer atravesaba una "situación motivacional anormal". Para ello relató durante el juicio varios de los tramos de la vida de Verónica González, como la pérdida temprana de su madre, los abusos sexuales por parte de su padre y el juicio de filiación que mantenía con el padre de Bautista.


Por unanimidad, los jueces concluyeron que la mujer era imputable, y que "al momento de asfixiar a su hijo con una almohada sabía lo que hacía" y "nunca perdió la comprensión de la criminalidad del acto que ejecutó", dice la sentencia. Por eso la halló responsable del delito de homicidio simple agravado por el vínculo.


El 18 de octubre de 2016 Verónica González, en ese momento de 38 años, llamó por teléfono a su psiquiatra para relatarle lo que había ocurrido con su pequeño hijo de sólo 4 años. Fue el profesional quien dio aviso al 911 y la policía llegó poco después a la vivienda que la mujer alquilaba en la calle Los Franceses al 1600.


La mujer -también madre de una adolescente que vive con su padre- había asfixiado con la almohada a su hijito entre la medianoche del lunes y la madrugada del martes, y había estado junto al cuerpo del pequeño hasta que le habló al médico y arribaron los uniformados, a quienes confesó el hecho y exhibió las marcas de una autolesión.

Comentarios