Policiales
Sábado 17 de Junio de 2017

Córdoba despertó con dos femicidios: hubo una mujer descuartizada y otra, enterrada

Dos aberrantes hechos conmueven este sábado a la provincia serrana. Una de las víctimas fue hallada en una obra en construcción y la otra, en un campo luego de haber estado 91 días desaparecida.

Una mujer fue encontrada descuartizada en una obra en construcción en Villa María. Otra, en avanzado estado de descomposición, en un campo de Villa Gutiérrez, a unos 85 kilómetros de la ciudad de Córdoba.

Mientras que en el primer caso se confirmó anoche que se trató de Olga Inés Moyano, una mujer de 46 años que está desaparecida desde el jueves, en el segundo hallazgo estremece una confirmación: que el cadáver hallado es el de María José Cadamuro, desaparecida desde mediados de marzo.

Los restos que se encontraron en Villa María estaban en bolsas de consorcio, algunas dentro de un contenedor. Dos obreros fueron los que se dieron con el hallazgo al llegar a trabajar. Desde la noche anterior, se había iniciado la búsqueda de Moyano, una mujer de 46 años denunciada como desaparecida por su hijo. La confirmación del nombre de la víctima se fue demorando, en parte por las dificultades que presentaba su identificación debido a la forma en cómo fue mutilado su cuerpo, pero anoche se confirmó que se trataba de Olga Inés Moyano.

Según había denuncia su hijo a la Policía, recibió un llamado de la mujer diciendo que estaba en un control policial en ruta 158 y que le iban a retener la moto. Luego recibió otro llamado en el que la mujer, llorando, le decía que se iba al hospital Pasteur, y le pidió que se llegase hasta allí. Pero el joven no pudo encontrar a su madre en el hospital ni tampoco volver a comunicarse con ella.

Cadamuro

Pasaron 91 días después de que se denunció su desaparición y finalmente encontraron muerta a María Eugenia Cadamuro (46), la mujer que había desaparecido el 15 de marzo, causa por la que permanece preso su hijo, Jeremías Sanz (21). Con datos bien precisos, el fiscal de Instrucción José Raúl Almeyda logró allanar un campo ubicado sobre la ruta nacional 60, distante a 85 kilómetros de la ciudad de Córdoba.

Solamente tuvieron que cavar medio metro debajo de un añoso algarrobo para descubrir el primer indicio: una zapatilla. Después, 1,50 metros más abajo apareció la mujer que logró ser identificada por algunas cicatrices, por un tatuaje y por el resto de la vestimenta, la misma que llevaba el 15 de marzo, cuando fue vista por última vez.

En su cabeza se encontraron restos de perdigones: la mataron de un escopetazo. (Diario La Voz).

Lea: Hallaron a una mujer muerte luego de tres meses de búsqueda

Comentarios