Economía
Viernes 14 de Octubre de 2016

Plus de fin de año: La CGT pide un piso de $2.000 y hay cautela patronal

Esas son las bases con las que comenzará la negociación por el otorgamiento de un bono de fin de año para los trabajadores públicos y privados que se iniciará el miércoles en la mesa de diálogo convocada por el Gobierno.

La negociación por el otorgamiento de un bono de fin de año para los trabajadores públicos y privados que se iniciará el miércoles en la mesa de Diálogo por el Trabajo y la Producción convocada por el Gobierno tendrá como punto de partida "un piso de 2.000 pesos" propuesto por la CGT y la cautela de los empresarios, en tanto desde el Ejecutivo apuestan a que el resultado sea producto del "consenso, sector por sector".


Esta mañana, el secretario adjunto de la CGT y titular de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), Andrés Rodríguez, sostuvo que la central obrera propondrá "un piso de 2.000 pesos" para el bono de fin de año "para todas las actividades públicas y privadas" cuando se reúna el miércoles próximo con los representantes del Gobierno y de los empresarios.


"El miércoles iremos a discutir una compensación económica para todas las actividades públicas y privadas", señaló Rodríguez y puntualizó que "la CGT va con una posición de que esa compensación tenga un piso de 2.000 pesos", para luego "dejar liberadas a cada una de las actividades pacte la posibilidad de otro tipo de cifras o modalidades de pago".


Las declaraciones del dirigente gremial se produjeron luego de que ayer el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, manifestara que el gobierno nacional no impondrá "un piso" en la discusión de un bono extraordinario de fin de año para trabajadores públicos y privados.


"Tuvimos una reunión de trabajo fructífera, por momentos tensa, donde llegamos a un acuerdo en algunos temas. Queda pendiente la discusión de lo que ellos llaman bono de fin de año. Nosotros no impondremos un piso", expresó Quintana en referencia al cónclave con la CGT del que participó el miércoles último en representación del Ejecutivo junto al ministro de Trabajo, Jorge Triaca.


Además, hoy Quintana pidió "trabajar todos juntos para generar empleo y combatir la pobreza" y no usar "a los pobres como bandera", al tiempo que reiteró su preferencia en favor de "una negociación sector por sector" para el pago de un bono de fin de año.


"Tenemos que trabajar juntos todos los sectores, el empresario, el Gobierno y toda la sociedad. La agenda es construir consensos para generar empleo", dijo, y sobre una eventual compensación a los trabajadores estatales marcó "la independencia de las políticas de negociación" entre "Nación, municipios y provincias".


En la misma línea, la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, aseguró hoy que el pago de un bono de fin de año para los trabajadores del sector privado dependerá del diálogo entre las partes.


En declaraciones a la prensa en el marco del Coloquio de Idea que se desarrolla en Mar del Plata, Stanley señaló que "siempre trabajamos desde el diálogo, lo que se anunció con la CGT es producto de esa búsqueda de consenso y de acá a diciembre queda tiempo para hablar con empresas para poder entender y definir las situaciones en ese sentido".

Desde el sector empresario tomaron con cautela la posibilidad de otorgar un bono de fin de año a los trabajadores del sector privado.

La voz más clara al respecto la brindó el presidente de Fiat Argentina, Cristiano Rattazzi, para quien "no hay mucho margen para que otorguemos el bono de fin de año".


Sin embargo, el empresario dejó en claro que el sector fabril se alineará con la decisión "que tome el sector industrial en su conjunto", si bien no adelantó a la prensa ninguna cifra en particular.


De manera similar, un empresario del sector de la construcción que participa del Coloquio de IDEA y prefirió mantener su nombre en reserva, destacó que "será la cámara la que fije una posición". "Recién ahora el sector de la construcción está arrancando, y no sabemos bien cómo será la política" a adoptar sobre el bono, añadió.


En tanto, los banqueros recordaron que ese sector "tiene su propio acuerdo con el sindicato", en el que se contemplan varios pagos anuales por sobre el sueldo.


Fuera de la mesa de negociación, el titular de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, anunció nuevos encuentros con dirigentes cegetistas como Pablo Moyano (Camioneros), Sergio Palazzo (bancarios), Héctor Amichetti (gráficos) y Víctor Santa María (edificios), junto a los movimientos sociales y los trabajadores de la Economía Popular (CTEP) con el fin de "de consensuar una jornada nacional de lucha para ratificar la necesidad de un cambio de rumbo económico en la Argentina".

Fuente: Télam

Comentarios