País
Martes 25 de Octubre de 2016

Pilotos de Aerolínea amenazaron con volver a paralizar los vuelos

Este gremio ya había realizado una huelga en agosto pasado de doce horas que provocó cancelaciones y reprogramaciones en el Aeropuerto de Ezeiza y en Aeroparque.

La Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) anunció que analiza volver a paralizar las operaciones de la empresa Aerolíneas Argentinas ante un nuevo estancamiento en las negociaciones salariales y advirtió que la compañía se encamina hacia un "desastre comercial".

Pablo Biró, secretario general del gremio, aseguró que la huelga está siendo analizada por los trabajadores a raíz de que la compañía estatal "retiró la oferta del 35 por ciento de aumento que había presentado", y consideró que "es evidente que la empresa quiere empujar a los trabajadores a un conflicto".

La comisión directiva de APLA se reunirá el jueves a las 17:00 en la sede del gremio ubicada en la calle Lezica 4051, del barrio porteño de Almagro, donde se definirán las medidas a adoptar, por lo que de allí podría surgir alguna medida de fuerza, aunque es poco probable que sea un paro según dejaron trascender.

Este gremio ya había realizado una huelga en agosto pasado de doce horas que provocó cancelaciones y reprogramaciones en el Aeropuerto de Ezeiza y en Aeroparque. Por su parte, Aerolíneas Argentinas admitió que hizo un cambio en su oferta salarial, pero aseguraron que se trata de una mejora: "Como el pedido del gremio venía muy enfocado en mejorar el salario de bolsillo, la nueva oferta pondera la oferta de dinero con un ofrecimiento de aumentar 35% mas un bono a fines del mes 11", explicaron representantes de la compañía.

Además ofrecería "2.000 pesos correspondientes al denominado Bono CGT", en alusión al plus de fin de año que negocia la central obrera con el Gobierno y empresarios.

Biró se reunió el viernes pasado con la presidenta del holding Aerolíneas Argentina, Isela Costantini, y el gerente de Recursos Humanos Daniel Maggi, para avanzar con la negociación salarial, pero el diálogo se estancó.

En un primer momento los pilotos reclamaban una suba de 60% en sus sueldos y al poco tiempo fueron al paro, mientras que con el correr de las semanas las reuniones se sucedieron y finalmente el diálogo se trabó cuando la empresa fijó su tope en 35%.

Al parecer, la asamblea de representantes le dio un mandato a Biró para que no se avance con un acuerdo por menos del 45 por ciento de incremento salarial.

Según dijo el sindicalista, Costantini le expresó que el segundo semestre "era muy malo" en términos económicos para la firma, por lo que la funcionaria "retiró la oferta salarial del 35% que había hecho".

En un comunicado a los afiliados de APLA, Biró contó que en la reunión los directivos realizaron una extensa exposición sobre los "pésimos resultados que está teniendo la compañía en el segundo semestre". "Mientras el número de pasajeros ya ha disminuido un 5%, las proyecciones para noviembre (habitualmente un mes malo) marcan que se tendrán cifras muy negativas, las peores desde la asunción de esta gestión", aseguró Biró.

Según el jefe de los pilotos, Costantini y Maggi le aseguraron haber recibido "presiones" por parte del Gobierno nacional para que suscriban convenios de descuentos del 30% en las tarifas para aumentar el llenado de los aviones, "conduciendo la compañía a un desastre comercial".

"Luego la empresa nos anunció que retiraban de la mesa de negociación la última oferta realizada a APLA, disminuyendo la pauta salarial prevista y eliminando puntos convencionales ya preacordados entre las partes", afirmó Biró.

Comentarios