País
Viernes 16 de Junio de 2017

Un dato que preocupa: un 30% de los miembros del Congreso no tiene título universitario

Según un sondeo realizado por un medio a nivel nacional, los legisladores del oficialismo tienen mayor cantidad de graduados, los que menos formación poseen son del massismo y la izquierda.

pocos meses de las elecciones legislativas de octubre, que definirán el panorama político de la Argentina, un dato relevante surge de la actual conformación del Congreso: al menos 104 representantes no poseen título universitario.

Todas las orientaciones políticas tienen como mínimo dos legisladores sin carrera de grado y, de acuerdo con el número de bancas de cada una, la izquierda, el massismo y aliados son los que tienen la menor cantidad de parlamentarios universitarios. Mientras que Cambiemos es la coalición con más títulos: el 76% de los que ocupan bancas poseen una carrera de grado.


Los datos surgen de información recolectada por la fundación Directorio Legislativo y que LA NACION DATA clasificó y analizó a través de consultas particulares a los diputados y senadores. En total, se obtuvo que de las 257 personas que conforman la Cámara baja, 87 no tienen título y sólo 17 de los 72 miembros de la Cámara de Senadores no completaron una carrera de grado. Esto significa que casi un tercio de los encargados en representar a la ciudadanía desde el Poder Legislativo no se prepararon con estudios universitarios.


En la Constitución nacional no aparece como requisito ser profesional para ocupar una banca en el Congreso. Sin embargo, en conversación con LA NACION, el politólogo Ignacio Labaqui opinó: "Obviamente suma tener un título... Depende de cuál sea ese título, dada la temática que maneja el Congreso". Y agregó: "Alguien que no tiene título puede ser buen representante con buenos asesores".


Entre los legisladores sin formación universitaria se destacan los camporistas Máximo Kirchner y Andrés Larroque, los sindicalistas Facundo Moyano y Néstor Pitrola, y aquellos que se dedicaron al deporte durante su juventud, como Carlos Reutemann, Héctor Baldassi, Agustín Calleri y Carlos Heller.


Sobre lo analizado, Diana Conti, diputada y abogada de la UBA por el Frente para la Victoria, dijo a LA NACION: "No es imprescindible tener un título para ser representante del pueblo o de una provincia porque el saber académico que pudiera requerirse uno lo suple a través de asesores o a través del Instituto Legislativo de Capacitación Permanente". "Lo fundamental para ser elegido es el voto popular que te da esa representación", remarcó la parlamentaria.


En contraste con lo que sucede en el empleo público, donde por decreto las personas que poseen título universitario reciben una retribución adicional, en el Congreso no existe tal diferencia. Todos los diputados y senadores reciben una misma dieta. Al respecto, Labaqui manifestó: "Son funciones distintas. En el caso del empleado público [funciona así] porque se supone que la meritocracia hace a la burocracia. Sería ilegal en el Congreso".


Por su parte, la líder de la CC-ARI, Elisa Carrió, expresó disconformidad con que en el Congreso no exista tal diferencia salarial: "Un diputado nacional no cobra antigüedad, no cobra aguinaldo, no cobra título, a mí me da mucha bronca". "Uno termina siendo un diputado que tiene especialización, que tiene años de antigüedad (...) Y gano lo mismo que aquel que no tiene especialidad, que no tiene título", reprochó la aliada de Cambiemos.


senadores titulo universitario.jpg


Qué pasa con las mujeres

A meses de la polémica aprobación en el Senado de la ley sobre paridad de género en las listas electorales, un dato no menor y que despeja dudas sobre la falta de preparación femenina es que las mujeres del Congreso están más calificadas que los hombres.


Del total relevado, 329 parlamentarios, el sexo femenino se destaca por sobre el masculino en cantidad de individuos con título universitario. De las 130 mujeres que forman parte del Congreso de la Nación, 70 por ciento de ellas poseen al menos una carrera de grado. Mientras que de los 199 hombres, 33 por ciento no cuenta con ningún título académico. Y en particular, en la Cámara de Senadores, las mujeres poseen casi 20 puntos porcentuales más de títulos que los hombres.


A partir de la información analizada, también se pudo conocer que Derecho es la carrera más elegida entre los diputados y senadores. Del total de los miembros del Congreso con carrera de grado, la mitad son abogados.


Le siguen las profesiones de contador, ingeniero, politólogo y economista, cada una de ellas con un porcentaje que no supera el 8%.


Sobre las instituciones en donde los parlamentarios culminaron sus estudios se pudo saber que un 80% de los profesionales estudiaron en universidades públicas. Sin embargo, los referentes del massismo y sus aliados, y de Cambiemos representan el mayor porcentaje con egresados de universidades privadas.


Entre las carreras menos elegidas se encuentran ocho médicos, cuatro arquitectos, cinco psicólogos y cuatro licenciados en trabajo social. LA NACION intentó comunicarse con todos los miembros del Congreso; sin embargo, hubo quienes no contestaron. De la Cámara baja, los diputados cuya información no fue relevada son: Mauricio Gómez Bull, Karina Alejandra Molina, Juan Manuel Pereyra, Rodrigo Martín Rodríguez, Mirta Alicia Soraire. De Senadores, faltaron: Carlos Alberto Caserio, Pedro Guillermo Guastavino y Daniel Lovera.


Fuente: La Nación

Comentarios