País
Lunes 12 de Junio de 2017

Tensión en Córdoba: después de nueve días de paro los colectivos saldrán con gendarmes a bordo

El gremio hará una protesta. El intendente Ramón Mestre acusó a la izquierda y al kircherismo.

El conflicto desatado por un grupo de delegados de la Unión Tranviarios Automotor de Córdoba, que derivó en una huelga por tiempo indeterminado, tendrá hoy un día agitado en la ciudad. El paro de transporte cumple hoy ocho días y el intendente radical Ramón Mestre dispuso un servicio de emergencia con los choferes que no adhieran a la medida de fuerza. Sus micros serán custodiados por Gendarmería, la Federal y la Policia de la provincia. Anoche, unos 160 colectivos ya habían sido trasladados a la Escuela de Aviación, desde donde está previsto que partan por la mañana para hacer los recorridos.

Los delegados, junto con otros gremios como Luz y Fuerza, Municipales y el sector de la recolección de basura, planean realizar una manifestación por las calles céntricas de la ciudad para impedir el paso de los colectivos. Un jefe policial le informó a Clarín que al frente del operativo policial estará "el titular del Ministerio Publico, Alejandro Moyano, junto a varios fiscales para detener si es necesario a los agitadores". Mestre dio ayer una conferencia de prensa y calificó a los huelguistas de "violentos que pretenden crear el caos en la ciudad" y "otro Cordobazo".

La protesta parte de una interna de la UTA, ya que el gremio cerró la paritaria a nivel nacional. A esto se suma el despido de 80 trabajadores en la ciudad. Mestre dijo que no darán marcha atrás con los despidos "porque es una medida tomada por las empresas".

El intendente se preguntó ayer sobre los verdaderos motivos de la protesta. Y habló de "una oportunidad político partidaria de la izquierda y del kirchnerismo al nacionalizar" un conflicto sectorial. También adelantó que convocará a un plebiscito para que Córdoba defina si el transporte es "un servicio esencial para la ciudad".

Marcelo Marín, líder de la protesta, respondió: "Estamos esperando que nos convoquen al diálogo con una propuesta coherente". Y acusó a Roberto Fernández, titular de la UTA Nacional, de "perjudicar a los choferes de Córdoba".

En la última semana la ciudad de convirtió en una pesadilla por la falta de colectivos, ya que allí no existe otra alternativa de transporte público como en Buenos Aires lo es el subte. La idea es que hoy haya un hombre uniformado en cada colectivo para custodiar la seguridad.

El paro comenzó el lunes de la semana pasada a las 4 de la madrugada, luego de que el sector rechazara el acuerdo salarial del 21 por ciento en tres tramos (entre junio y diciembre) acordado por la UTA nacional. Los choferes exigen que se aplique un criterio distinto para Córdoba, para que represente un incremento salarial de alrededor del 33 por ciento.

El arzobispo de Córdoba, Carlos Ñáñez se refirió ayer al conflicto del transporte, al que calificó como "una violencia que en el ámbito social tiene el origen en imprudencias verbales de algunos dirigentes que no miden suficientemente las consecuencias imprevisibles que sus dichos pueden desencadenar".

Comentarios