País
Sábado 08 de Julio de 2017

Reactivaron la búsqueda de un escalador argentino perdido en Pakistán

Un GPS que registró vida humana reactivó el viernes la búsqueda del chubutense Mariano Galván, desaparecido en el monte Nanga Parbat.

Un GPS que registró vida humana reactivó el viernes la búsqueda del escalador chubutense Mariano Galván, desaparecido en el monte Nanga Parbat, de Pakistán.

Así, también se encendió la esperanza de familiares y amigos. Son ellos quienes contrataron una patrulla privada que está conformada por 8 rescatistas. Los mismos ya están en el campo base y se estima que hoy subirán hasta el lugar donde se produjo la avalancha.

Alba Hughes, la madre del andinista oriundo de la ciudad de Trelew, que desde hace unos años vive en nuestra provincia, presiente que su hijo está vivo. "Mariano es así, tiene mucha fortaleza y ha rescatado personas de lugares a donde otros no se animaban a ir", se esperanzó.

Días atrás, al conocerse la noticia de que las autoridades de Pakistán dejaron de buscar a Mariano y lo dieron por muerto, se organizó una colecta solidaria para recaudar fondos y poder contratar una expedición privada. Ayer, el actor Facundo Arana se sumó a la cruzada.

La colecta es liderada por Martha Isabel Ribo Bastian, amiga del montañista, quien junto con otros amigos, abrió una cuenta en el Banco Nación.

El escalador desapareció junto con el español Alberto Zerain, al intentar subir la novena montaña más alta del mundo, el Nanga Parbat, con 8.125 metros de altura, conocida como "la montaña de la muerte", ya que más de 30 alpinistas han perdido la vida allí.

El pasado sábado, Muhammad Iqbal, el propietario de Summit Karakorum, la compañía que inicialmente había organizado la expedición para buscar a los dos montañistas, confirmó que el rescate se suspendió "debido a que el equipo no logró localizarlos" tras sobrevolar la zona. Además, en declaraciones a la prensa local, Karrar Haidri, el portavoz del Club Alpino de Pakistán, también confirmó que la operación de búsqueda y rescate se había cancelado y que los escaladores se daban por muertos.

La madre de Galván contó que se comunicó con la Cancillería argentina y que las autoridades le confirmaron que no se podía hacer nada institucionalmente, pero le dijeron que podría solicitar a Pakistán una autorización para acceder al monte Nanga Parbat con un grupo privado de rescatistas.

Los dos montañistas desaparecidos abandonaron el campamento base el pasado 19 de junio, pero se refugiaron en su tienda durante tres días a 6.100 metros de altura debido al mal tiempo. Luego intentaron llegar a la cumbre de nuevo, pero perdieron el contacto con otros escaladores el viernes de la semana pasada.