País
Sábado 05 de Agosto de 2017

Maduro se resiste a la suspensión de Venezuela y carga contra Macri: "Es un oligarca miserable"

En una extensa entrevista radial con un programa kirchnerista, el dictador venezolano dijo que es "víctima" de una conspiración internacional

Poco antes de que Venezuela fuera suspendida del bloque del Mercosur, el dictador Nicolás Maduro habló con un medio argentino, y brindó un extenso reportaje en el que atacó al mandatario argentino Mauricio Macri, defendió al papa Francisco, y cargó contra las "oligarquías golpistas".

En ese marco, Maduro pidió a Macri que "mejor se ocupe de todos los problemas que tiene la Argentina", tras lo cual defendió la votación de la Constituyente realizada el domingo pasado. El dictador venezolano consideró también que "el diálogo" en la región fue "truncado" por los nuevos gobiernos que consideró "antipopulares" y acusó a Estados Unidos de querer realizar un "golpe de Estado" en Venezuela.

En diálogo con radio Rebelde, Maduro acusó al Gobierno argentino de ser una "oligarquía miserable" y, una hora antes de la votación en San Pablo que suspendió a su país del bloque del Mercado Común del Sur, que "nadie va a sacar a Venezuela del Mercosur".

"A Venezuela no la van a sacar del Mercosur. Jamás. Somos Mercosur de alma, corazón y vida. Algunas oligarquías golpistas como la de Brasil o unas miserables como la que gobierna Argentina podrán intentarlo mil veces, pero siempre estaremos ahí", aseveró.

La frase la dijo minutos antes de que se anunciara la suspensión del país al Mercosur por "ruptura del orden democrático" ante el avance del gobierno de Maduro con la instalación de la Asamblea Constituyente. Se trata del castigo máximo que prevé el Protocolo de Ushuaia, ya que la expulsión no está contemplada como tal en el acuerdo. El anuncio lo hicieron hoy los cancilleres de la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay reunidos de emergencia en San Pablo, Brasil, donde decidieron aplicar la cláusula democrática del bloque prevista en el Protocolo de Ushuaia (1998).

Atento a las tratativas que llevaban los cancilleres de los países integrantes del Mercosur en San Pablo, Maduro dijo que "aunque saquen medidas ilegales vamos a seguir". "No es tiempo de expulsiones, divisiones ni de la destrucción del Mercosur. Es tiempo de unirnos, de potenciar el desarrollo e integración de los canales productivos", manifestó.

Consultado sobre la decisión del Gobierno argentino de impulsar la quita de la orden del Libertador San Martín, condecoración realizada por el gobierno kirchnerista, Maduro apuntó: "Aquí lo espero (a Macri) para que me la quite". "Esa orden me la dio el pueblo argentino y no me la dio a mí sino al pueblo de Venezuela. La obsesión que tiene Macri con Venezuela no es normal", enfatizó al tiempo que acusó al mandatario argentino de ser un "empleado doméstico de Washington".

Y agregó: "Ojalá que Macri tuviera esa obsesión para generar empleo en Argentina, atender a los pensionados, mejorar la salud, y recorrer los barrios. Tiene una obsesión fatal con Estados Unidos y eso lo va a llevar a seguir cometiendo errores. Mejor que se ocupe de los problemas de Argentina y deje su obsesión con nosotros".

Sobre el diálogo que pidió el papa Francisco en la región, dijo que "fue truncado" por Estados Unidos y también por la "asunción de gobiernos intolerantes de derecha".
"La falta de diálogo es producto de una articulación de gobiernos antipopulares en México, Colombia, Perú, Argentina, el golpe de Estado en Brasil y la llegada de Donald Trump al gobierno estadounidense, quien dio la orden de una arremetida total para el derrocamiento del gobierno de Venezuela", acotó.

Sobre el pedido del Vaticano de no poner en funciones la Asamblea Constituyente, Maduro dijo que cayó en manos de "sectores extremistas" y diferenció al papa Francisco del comunicado de la Santa Sede.

"Hay que entender que una cosa somos los Católicos, el pueblo de Cristo; otra cosa es la trayectoria del papa Francisco como defensor de los pueblos con su humildad y otra cosa muy distinta es la estructura de la Secretaría de Estado del Vaticano, de la burocracia. Mejor no digo más. Es una cosa muy distinta. Lamentablemente Monseñor Parolin ha caído en las manos de los sectores más extremistas de la cúpula de la Iglesia Católica en Venezuela, de los sectores aliados al poder de quienes destruyeron a nuestro país", dijo Maduro en una extensa comunicación con radio Rebelde. Parolin, secretario de Estado de la Santa Sede, fue nuncio en Venezuela y conoce de cerca la situación en el país caribeño.

Comentarios