País
Jueves 28 de Septiembre de 2017

El estado deplorable del tren Sarmiento es una de las acusaciones que pesan sobre De Vido

Comenzó el juicio contra el ex ministro K. La primera audiencia duró unas cinco horas. Al actual diputado nacional se lo vio inquieto.

El ex ministro de Planificación Federal y actual diputado nacional Julio De Vido comenzó a ser juzgado
por su responsabilidad en la tragedia ferroviaria de Once y escuchó las acusaciones en su contra por el "deplorable" estado del tren Sarmiento.

de-vido-5.jpg
En la mira de la Justicia está Julio De Vido.
En la mira de la Justicia está Julio De Vido.

La primera audiencia duró unas cinco horas, que en su mayor parte estuvieron dedicadas a la lectura de la acusación en contra de De Vido por parte de la fiscalía federal de Ramiro González, por los delitos de estrago culposo y fraude al Estado.

El requerimiento del fiscal incluyó acusaciones sobre la forma de funcionamiento, las deficiencias y el estado del ferrocarril Sarmiento, antes del choque del 22 de febrero de 2012 en la estación de trenes de Once, que mató a 51 personas, de las cuales una estaba embarazada.

de-vido-1.jpg
Julio De Vido y su abogado, en el juicio por la tragedia de Once.
Julio De Vido y su abogado, en el juicio por la tragedia de Once.

De Vido estuvo sentado al lado de sus flamantes abogados, Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmeiras, quienes asumieron su defensa esta semana luego de que al ex funcionario le renunciaron sus letrados, y nunca miró hacia atrás, donde estaban sentados los familiares de las víctimas.

El ex ministro escuchó inquieto, consultando su celular, entrelazando los dedos de sus manos, cruzándose de brazos o tocándose la barba, o mirando a su abogado mientras se leían uno por uno los nombres de todas las víctimas y las acusaciones del fiscal.

de-vido-2.jpg
Familiares de las víctimas de Once quieren que De Vido
Familiares de las víctimas de Once quieren que De Vido "se pudra en la cárcel".

"Pese a las advertencias, no se dio de baja el contrato del Sarmiento", advirtió el fiscal González en su requerimiento, al aludir al "afán de lucro" de la concesionaria TBA, que no realizaba –según la Justicia– las tareas de mantenimiento necesarias por "anteponer sus intereses económicos".

La lectura incluyó transcripciones de escuchas telefónicas en las que empleados de la empresa concesionaria advertían sobre reiteradas fallas en las formaciones que hacían el mismo recorrido que el tren siniestrado.

Apenas iniciado el juicio, la defensa de De Vido hizo circular un comunicado en el que criticó las acusaciones e insistió con que la culpa del siniestro fue del maquinista de la formación, Marcos Córdoba, ya condenado en un primer juicio a 3 años y 6 meses de prisión.

Tras la lectura de las acusaciones contra De Vido, acusado por delitos que tienen penas de hasta 11 años de prisión, el tribunal dio lugar a las partes para hacer sus planteos preliminares cuya resolución fue postergada para las próximas sesiones.

El juicio continuará los días miércoles y se estima que no terminará antes del segundo semestre de 2018.