Ovación
Sábado 30 de Septiembre de 2017

Un ansiado partido que no tuvo final feliz: Los Pumas no pudieron contra los duros All Blacks

En unos 30 minutos, los neozelandeses liquidaron un tremendo choque. Luego el partido se cerró en 36-10 (empataron 7-7 el ST). Así se consagraron campeones del Championship.

¡Qué poco duró la ilusión! Siempre que vienen los All Blacks a la Argentina hay una esperanza, quizá irracional, porque los de negro son los mejores y nunca se les pudo ganar. Pues bien, el 30º duelo quedó nuevamente para los neozelandeses por 36-10 en un Vélez completo con 31.000 personas (lo máximo que se habilitó).

A los 27' Nueva Zelanda había liquidado la historia, 29-3, con cuatro tries, uno del Messi rubio, Damian Mckenzie, a quien le dieron la 15 porque Ben Smith, el titular, se tomó medio año sabático. Sucede que en Nueva Zelanda levantás una baldosa y sale un rugbier. Así, el suplente juega igual o mejor que el reemplazado.

Los Pumas ayudaron para que los All Blacks avanzaran siete veces y en cinco marcaran puntos. Poca defensa, poco ataque, poca posesión. Si hasta Moroni, uno de los mejores tackleadores, quedó pagando dos veces, en dos tries del visitante. En este lapso, los kiwis habían contado con el 75% del balón y sólo habían cometido un penal contra seis de Los Pumas. Una de esas infracciones fue de Lavanini, que frenó a Sonny Bill Williams con un burdo e ilegal hombrazo. Lengua, que había sido expulsado en Salta, vio la amarilla a los 21'. No aprende más. La Selección tuvo un par de lines y un scrum para meterse en el ingoal pero la acción terminó en penal en contra. Todd, por infracciones reiteradas del equipo, también fue amonestado.

Los All Blacks habían bajado el ritmo, y así también empezaron el ST. Los Pumas, heridos, lo fueron a buscar. Landajo (entró por el golpeado Cubelli) manejaba y Creevy estuvo a punto de apoyar. Sin embargo, fue penal y la Selección buscó dos veces el line pero se quedó en el intento.

Un golpazo de Read a Orlando dejó a los kiwis con 14 por otra amarilla. Argentina, ya más protagonista, volvió a atacar pero, como se hacía costumbre, terminó mal la ofensiva, imprecisa. Hasta que en el siguiente avance, Sánchez se la colgó con el pie a Tuculet, que la agarró en el aire y casi llega; el que terminó la faena fue Leguizamón, con asistencia del videoref. A la gente le alcanzaba porque el equipo había levantado, y respondía con aplausos.

Los últimos 15 fueron ordinarios. Los All Blacks buscaron estirar la brecha pero apareció la defensa argentina más algunos errores visitantes, que dominaban el scrum y ocupaban el campo contrario. La gente entendió que el pescado estaba vendido y se empezó a ir despacito, despacito. Como Manuel y Bebe Contepomi, que ya a los 70' enfilaron rumbo a la salida.

Quedó tiempo para el try del debutante Havili, la amarilla a Herrera y los tackles de Cordero. El consuelo, Los Pumas le empataron a los All Blacks el ST: 7-7. (Fuente Diario Olé)

Comentarios