Ovación
Domingo 18 de Junio de 2017

El misterio del parabrisas roto del avión que iba a transportar a Boca

Un incidente le impidió al plantel regresar ayer por la noche a Buenos Aires, como estaba previsto.

Anochecer de un viaje agitado. Ese debería ser el título de la crónica que narre el paso de Boca por Mar del Plata. Porque así como en la ida el equipo de la Ribera no pudo llegar a la Ciudad Feliz por aire, como consecuencia de la intensa niebla que se estancó aquí desde hace dos días, y debió hacerlo en micro, el regreso a Buenos Aires también tuvo su complicación.

Tras la goleada ante Aldosivi, el plantel se fue directo del estadio José María Minella al aeropuerto de esta ciudad. Pero cuando llegaron allí, se encontraron con un imprevisto. El avión chárter que debía trasladarlos tenía el parabrisas roto. Ante esta situación, Boca decidió regresar al hotel Sheraton y pasar la noche en Mar del Plata. El operativo no fue tan complicado porque el club había extendido su reserva hasta hoy, porque en algún momento de la jornada estuvo en duda la realización del partido, a causa del mal tiempo.

Este retraso en el regreso cambia los planes del cuerpo técnico, que tenía previsto realizar un entrenamiento en el complejo Pompilio este domingo a las 9. También generó malestar en los integrantes del equipo que son padres y que querían disfrutar de su día en familia, algo que recién podrá darse después del mediodía. El plan de trabajo, ya pensando en el viaje a Bahía Blanca, será reprogramado.

El misterio del parabrisas. Nadie supo explicar por qué apareció roto el parabrisa del avión. "El parabrisas de adelante estaba todo astillado. "No se podía volar", comentó Juan Carlos Crespi, quien, pese al incidente, aseguró que "fue una desgracia con suerte". Pero no dio más detalles.

Comentarios