Ovación
Jueves 06 de Julio de 2017

Desgarrador pedido de auxilio de una tenista tras sufrir una lesión en su rodilla

La estadounidense Bethanie Mattek-Sands resbaló al subir a la red, su rodilla derecha quedó trabada y debió ser evacuada en ambulancia de la cancha en la que jugaba ante la rumana Sorana Cirstea

Embed

"Ayúdenme, ayúdenme, por favor. Duele, duele mucho. Oh, Dios mío, Dios mío", clamaba, llorando, la estadounidense Bethanie Mattek-Sands, tirada sobre el césped de la cancha 17 de Wimbledon. Instantes antes, había subido a la red en busca de una volea que nunca llegó a impactar porque su rodilla derecha se trabó en el piso y quedó desparramada en el suelo, soltando gritos desgarradores, ante cientos de aficionados que se tomaban la cabeza. Su rival, la rumana Sorana Cirstea, saltó al otro campo para auxiliarla y quedó pasmada por lo que veía apenas se acercó. Apenas logró llevarse la mano a la cara, mirara hacia el árbitro y acompañar el pedido de auxilio.

Enseguida, los servicios médicos del torneo tuvieron que actuar en el lugar. Fueron casi 20 minutos. Ya no se trataba sólo de la lesión y el dolor. El momento desgarrador fue más allá: Mattek-Sands, psicológicamente abatida, precisó incluso de asistencia de oxígeno antes de abandonar la cancha en camilla y ser evacuada rápidamente a un hospital.

Cirstea pasó a la tercera ronda por el lógico abandono después de que había ganado el primer set por 4-6 y caído en el segundo por 7-6 (4). Su próxima rival será la española Garbiñe Muguruza, que luego superó por 6-2 y 6-4 a Yanina Wickmayer. No obstante, para la rumana también será difícil sacarse esas imágenes y esos alaridos de la cabeza.

Comentarios