Ovación
Miércoles 11 de Octubre de 2017

Creer o reventar: conocé al brujo que llevó la Selección al estadio Atahualpa

Aunque los jugadores no lo saben, Manuel viajó para darles una mano. ¿De quién fue la idea?

Mide un metro sesenta, usa un anillo de oro, una pulsera haciendo juego y tiene el cabello lacio y largo hasta los hombros. Algunos dicen que lo vieron caminando por los pasillos del Hotel Hilton de Guayaquil. Otros, aseguran que viajó directo hacia Quito, para darse una vuelta por el Estadio Atahualpa. Todos coinciden en que llegó a Ecuador el lunes por la noche y, lo más importante, que es un arma secreta con la que contaró la Selección para el crucial choque por las Eliminatorias. Su nombre es Manuel y aunque no se le conoce el apellido, tampoco interesa: en La Plata, donde tiene su "consultorio" y atiende a sus clientes, todos lo conocen como el Brujo Manuel.

Cabuleros como pocos, los hinchas de Estudiantes de La Plata lo conocen de memoria. Cuentan que Manuel fue decisivo en la Copa Libertadores de 2009, la cuarta que ganó el club en su historia. Y que en aquellos años forjó una estrecha relación con Juan Sebastián Verón. Un vínculo que se mantiene hasta hoy y que, justamente, habría sido clave para pedirle que despejara su agenda por unos días y se tomara un vuelo rumbo a Ecuador.
De perfil bajo, cuentan que Manuel al principio dudó. Pero que, futbolero al fin, aceptó con la condición de que los jugadores quedaran al margen de la movida. El último chequeo antes de darle el aval para que pasara por Ezeiza, al parecer, fue del propio Claudio Tapia. Y Chiqui tampoco dudó: aunque es de pensar que los partidos los ganan y los pierden los jugadores, al presidente de la AFA no le habría parecido mal tener un apoyo espiritual. De todos modos, esto no fue confirmado desde Viamonte.
Aunque le otorgan el título de brujo, los seguidores de Manuel siempre aclaran que lo suyo no pasa por artes oscuras y mucho menos mágicas. "Ve muchas cosas que otros no. Y tiene una energía especial", asegura una mujer que ya lo visitó varias veces en la humilde casilla de Gorina, la localidad ubicada al noroeste de la capital platense, en donde atiende un promedio de 30 personas de lunes a viernes. Los fines de semana descansa o, si hace falta, le da una manito a la gente del Pincha.
Su bunker es oscuro. Y las imágenes de la Virgen Desatanudos, de San Nicolás y Ceferino Namuncurá se mezclan con bolsones de alimentos no perecederos y regalos que le van haciendo, ya que no cobra por su servicio. "No tiene la necesidad de hacerlo. Dicen que sí cobra cuando 'atiende' a futbolistas o gente de dinero", agrega otro habitué del Brujo Manuel. Y agrega: "Para verlo el único requisito es llegar temprano porque el lugar se llena. Tiene unos colaboradores que reparten número para que todo sea más organizado".
Tratando de esquivar cámaras y flashes que lo expongan, cuentan que fue el mismo Manuel quien prefirió no acercarse a los jugadores de la Selección. Pero no pudo evitar que su presencia trascendiera. Y que algunos periodistas platenses, como Federico Bueno, de Fox Sports, deslizara en su cuenta de Twitter que el Brujo iba a estar dándole una mano a Messi y compañía. Y los recaudos tienen un porqué: los hinchas de Gimnasia, por ejemplo, saben que su presencia puede ser determinante en el resultado de un clásico ante Estudiantes y, por eso, más de una vez le negaron el ingreso al Estadio Ciudad de La Plata. Pero el Brujito igual se las sabe rebuscar: en el Pincha aún recuerdan el día que tuvieron que meterlo dentro de uno de los baúles de utilería para que pudiera hacer su trabajo.
Nadie duda de que las gambetas de Messi, las corridas de Di María, el corazón de Mascherano y hasta el planteo de Sampaoli serán esenciales para saber si la Selección será protagonista o un simple espectador de la próxima Copa del Mundo. Pero, por las dudas, afuera de la cancha también se juramentaron dar una mano con el Brujo Manuel a la cabeza. Creer o reventar.
Fuente: Clarín

Comentarios