Mundo
Viernes 11 de Diciembre de 2015

Otra reliquia del Imperio Romano está a punto de ser destruida por Estado Islámico

Se trata de Sabratha, a tan solo 50 kilómetros de Trípoli. Por qué este Patrimonio de la Humanidad en las costas de Libia está bajo el radar de los terroristas musulmanes

El Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) está a punto de quedarse con una ciudad histórica en su frenético plan por tomar Trípoli. Se trata de Sabratha, un enclave declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y que está a tan solo 50 kilómetros de la capital de Libia.
El pasado jueves por la madrugada terroristas del ISIS irrumpieron en la ciudad a bordo de 30 camionetas luego de que una milicia local capturara a tres de sus miembros. Controlaron a varios pobladores y revisaron puntos clave de los insurgentes. Lograron recuperar a sus hombres y permanecieron en el lugar.
A orillas del Mar Mediterráneo, Sabratha fue uno de los más importantes puntos comerciales de la región bajo el Imperio Romano. Fue fundada hace 2500 años por los fenicios y controlada por los romanos siglos después, convirtiéndola en una de las puertas de ingreso al continente.
En la actualidad Sabratha tiene tan solo nueve mil habitantes y es conocida por su principal monumento: el anfiteatro que en una época atraía turistas de todas partes del mundo. Pero además de su anfiteatro, Sabratha esconde ruinas y templos antiguos dedicados a los dioses Liber (de la vitinicultura), Serapis (greco-egipcio) e, irónicamente, a la diosa Isis, de tradición egipcia. También pueden encontrarse allí restos del Templo de Hércules, los baños oceánicos y el capitolio, entre otros tantos.
Ahora, el temor de los arqueólogos es que ISIS haga explotar ese patrimonio mundial como hizo en diferentes puntos históricos de Siria, donde en Palmira -por ejemplo- hizo detonar explosivos contra templos, anfiteatros, columnas y esculturas a los que los fanáticos islámicos consideran "falsos ídolos".
 
 
 

Comentarios