Mundo
Martes 25 de Agosto de 2015

Otra jornada negra en China: la Bolsa de Shanghai cayó hoy un 7,63 por ciento

El principal indicador del mercado chino perdió por primera vez desde diciembre del año pasado el nivel de los 3.000 puntos. Sus consecuencias se hicieron sentir en Tokio.

El índice general de la Bolsa de Shanghái, el principal indicador de los parqués chinos, cayó hoy un 7,63 % (245,24 puntos) y cerró en 2.964,97. Se trata de la primera vez que este indicador pierde el nivel de los 3.000 puntos desde diciembre de 2014.
Estas pérdidas se suman al 8,49 % que se dejó ayer (su mayor caída en ocho años) y al descenso del 11,54 % acumulado durante la semana pasada.
Mientras tanto, la Bolsa de Tokio volvió a desplomarse hoy casi un 4 por ciento en una jornada extremadamente volátil que marcó un sexto día consecutivo de caída, arrastrada una vez más por las pérdidas masivas en la Bolsa de Shanghái. El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio cerró con una bajada de 733,98 puntos, un 3,96 por ciento, y se situó en las 17.806,70 unidades, mientras que el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, retrocedió 48,22 puntos, un 3,25 por ciento, hasta las 1.432,65 unidades.
El parqué tokiota abrió con fuertes pérdidas y alcanzó su peor nivel intradía en casi seis meses lastrado por las agudas caídas registradas en la víspera en Wall Street y en las principales bolsas europeas, así como por la apreciación del yen frente al dólar.
El selectivo Nikkei consiguió recuperarse a media sesión hasta ponerse en casi un dos por ciento antes de volver a caer bruscamente durante la segunda mitad de la negociación.
Con esta son seis las jornadas consecutivas que Tokio cierra en números rojos, la peor racha de bajadas en la administración del actual primer ministro japonés, Shinzo Abe, que llegó al poder en diciembre 2012.
La nueva jornada de pánico en la Bolsa de Shanghái volvió a alimentar las dudas sobre la marcha de la economía china tras la reciente devaluación del yuan. Asimismo, el dólar se cotizaba alrededor de los 118,9 yenes, casi tres décimas por debajo del valor registrado la víspera, una tendencia que perjudica a las grandes exportadora niponas.

Comentarios