Espectáculos
Martes 18 de Agosto de 2015

No Te Va Gustar, en contra de la visa que se le exige en Argentina

El líder de la banda uruguaya No Te Va Gustar, Emiliano Brancciari, cuestionó que a los artistas de ese país se les exija visa de trabajo para poder presentarse en Argentina y advirtió que "poner barreras a la cultura es una estupidez"

"Esas fronteras son las primeras que tienen que desaparecer", sostuvo el músico, quien advirtió que la medida "le cierra la puerta a artistas que les cuesta muchísimo cruzar".
 
"Todos nos quejamos de las visas para ir a Estados Unidos y le terminamos poniendo un precio a traer cultura, cuando está bueno el intercambio", resaltó en diálogo con Noticias Argentinas.
 
El músico, nacido en Argentina y nacionalizado uruguayo, hizo un resumen sobre la carrera de la exitosa banda y recordó que en sus comienzos "tocamos hasta en cumpleaños de 15 para ganar plata y poder quedarnos a dormir en Buenos Aires y poder tocar".
 
Brancciari afirmó que el mercado argentino es fundamental para que un artista pueda acceder luego a otros mercados, y dijo que "influye mucho que te vaya bien en Argentina, porque es un gigante de América".
 
- ¿Cómo fue el camino de NTVG desde los primeros shows hasta el éxito masivo actual?
 
- Nos conocían bastante en Uruguay y acá no, tocábamos hasta en cumpleaños de 15 como para con esa plata pagar los pasajes y quedarnos como pudiéramos en Buenos Aires y tocar lo más posible. En ese momento parecía una locura porque no había muchos ejemplos de este logro que fue tocar en todo el país y que nos vayan a ver.
 
- ¿Pensás que la gente los ve como una banda argentina?
 
- La gente nos adoptó como una banda local porque hicimos todo el trabajo que tenía que hacer una banda local, como tocar en el under, que el boca a boca haga su trabajo. No caímos con un paracaídas desde Uruguay.
 
- ¿Cómo ves el intercambio cultural entre ambos países?
 
- Es un intercambio bastante unilateral. En Uruguay se escucha radio y se ve televisión argentinas, pero al revés no se daba. Es un desafío y esperemos que se siga dando, porque es un intercambio cultural muy bueno. Te das cuenta de eso cuando viajás por el mundo y encontras a uruguayos y argentinos juntos, y ves que viven de la misma manera, extrañan las mismas cosas y de la misma manera. Son muy unidos y son los que más tienen que ver entre sí.
 
- ¿Cómo te sentís al ser padrino del AGADU 2015, y qué significa para vos este apoyo?
 
- Me llena de orgullo que me hayan elegido, por cómo se dio en nosotros, que tiene que ver con un camino de más de diez años, sin ningún apoyo, tocando para nadie, solo para amigos. El boca a boca hizo que cada vez más gente nos fuera a ver, y hoy disfrutamos de un éxito inédito para artistas uruguayos, pero es muy bueno que ahora exista este tipo de apoyo, que antes no había.
 
- ¿Cómo te cae que se pida visa de trabajo en Argentina a los artistas uruguayos?
 
- Es un error de alguien que le pareció que era lo que había que hacer. Poner barreras a la cultura es una estupidez, le cierra la puerta a artistas que les cuesta muchísimo cruzar, si no es reciproco me parece absurdo. Todos nos quejamos de las visas para ir a Estados Unidos y le terminamos poniendo un precio a traer cultura, cuando está bueno el intercambio. Esas fronteras son las primeras que tienen que desaparecer.
 
-¿Cómo ustedes influyen en ese intercambio?
 
- Siempre tratamos que cuando tocamos en Buenos Aires o en el interior, llevar a artistas uruguayos, quizás porque a nosotros al venir nadie nos dio una mano. Y hemos tocado en Uruguay con artistas argentinos.
 
- ¿Cómo sigue el año para la banda?
 
- Primero nos vamos a México, a Monterrey, D.F. y Guadalajara. Ahí volvemos, nos vamos a Mendoza y La Rioja a presentar el disco. Tenemos varios viajes, tenemos Perú, quizás Ecuador, Concepción del Uruguay, Villa General Belgrano, Tandil, Santa Fe, y el año que viene tenemos un montón de cosas. No presentamos el disco en el norte argentino todavía y tal vez volvamos, porque hay gente que se compra el disco y espera que lo vayas a tocar.
 
- ¿El mercado argentino fue un trampolín artístico para ustedes?
 
- Es mucho más fácil hacerse conocido luego de pasar por un mercado como el argentino, quizás para países como Bolivia, Paraguay que son más satélites de Argentina, y después está toda la parte andina. Pero influye mucho que te vaya bien en Argentina, porque es un gigante de América, al igual que México.
 
- ¿Cómo fue la vuelta del grupo a Europa?
 
- Hacía cuatro años que no íbamos a Europa. Vamos desde el 2005, y en un momento, por la crisis española, dejamos de ir. Fuimos primero a Europa que a Latinoamérica, no sé por qué fue así. España tiene más que ver con nosotros, con la cultura, la comida, después están países como Alemania y Austria que se manejan diferentes, se mueven de otra manera, te expresan el cariño de otra forma, pero se disfruta igual.

Comentarios