Mundo
Viernes 28 de Enero de 2011

Nelson Mandela deja el hospital

El ex presidente y Nobel de la Paz, de 92 años, sufre problemas respiratorios

El ex presidente de Sudáfrica y premio Nobel de la Paz, Nelson Mandela, de 92 años, ha abandonado el hospital Milpark de Johanesburgo en el que ha pasado las dos últimas noches desde que fuera ingresado el pasado miércoles por la tarde para "someterse a unos controles de salud rutinarios", según comunicó la Nelson Mandela Foundation.

El cirujano general de Sudáfrica, Vijay Ramlakansay, ha informado de que Mandela sufre los achaques propios de su edad, pero que responde bien al tratamiento. El actual presidente, Kgalema Motlanthe, se ha referido al estado de salud del ex presidente como cariñosamente le llaman sus seguidores: "Mandiba está bien" y ha despejado las dudas que hay sobre su estado de salud. "Él está bien. Tiene la moral alta. Ha estado bromeando con nosotros y tomándole el pelo a Graca", comenta Motlanthe, refiriéndose a la mujer de Mandela, Graca Machel.

El comunicado inicial, que añadía que el icono mundial se encontraba bien de ánimo y en absoluto en peligro, no despejaba la preocupación de la ciudadanía por el estado de salud del anciano mandatario, el hombre más adorado del país. Hacía escasas semanas que corrían rumores de su muerte por Internet, mientras que unos comentarios del siempre locuaz arzobispo emérito Desmond Tutu, que lo visitó la semana pasada, referentes a su "fragilidad", habían disparado las alarmas. Los medios de comunicación nacionales e internacionales siguieron la noche del miércoles y ayer atentos a las visitas de cada uno de los miembros de la familia Mandela al hospital, lo que obligó a que el presidente sudafricano, Jacob Zuma, presente en el Foro Económico Mundial en Davos (Suiza), hiciera un llamamiento a la calma y pidiera a la prensa que respetara la privacidad de la familia del que fuera el preso más famoso del mundo y el presidente más popular que Sudáfrica ha tenido.

Si Jacob Zuma trataba de llamar a la calma, aseguraba también estar al corriente de la situación del ex presidente a través de la ministra de Defensa, Lindiwe Sisulu (responsable del cuidado y seguridad de los dirigentes sudafricanos). Zuma añadía que "el presidente Mandela se encuentra cómodo y bien atendido por un buen equipo de médicos especialistas". Tutu, por su parte, recordaba a los sudafricanos que Nelson Mandela es mortal y que con 92 años "todo puede ser. Queremos que permanezca con nosotros para siempre, pero... todo puede pasar".

Las dos últimas apariciones públicas del que fuera dirigente del Congreso Nacional Africano (ANC, en inglés) fueron en la final del Mundial de fútbol, en julio (tras muchas presiones por parte de la FIFA, denunciadas públicamente por la familia) y en febrero en Ciudad del Cabo, en la apertura del Parlamento y la celebración de los 20 años de su puesta en libertad. En ninguna de las dos ocasiones pronunció discurso público, aunque en el Parlamento seguía atentamente los discursos transcritos para él en papel.

Madiba, nombre de clan por el que es conocido cariñosamente Mandela, pasó 28 años encerrado en las cárceles del apartheid. Como consecuencia de las condiciones de su encarcelamiento tiene problemas en la vista (como otros presos, fue forzado a trabajar en una cantera de cal, cuyo continuo reflejo al sol afectó a sus ojos), superó una tuberculosis y fue tratado en 2001 de un cáncer de próstata. De acuerdo con la prensa local, Madiba fue atendido por un especialista en enfermedades respiratorias en el hospital Milpark. (elpais.es)sudafrica, nelson mandekla

Comentarios