Mundo
Jueves 02 de Abril de 2015

Murió aplastado por la lápida de su suegra

Ocurrió en Pensilvania mientras enterraban a la madre de su esposa

PENSILVANIA.- La frase popular en Argentina, "mi suegra me mata", se hizo realidad en Pensilvania, cuando un hombre murió aplastado por la lápida de la madre de su esposa.

Un hombre, que atendía la tumba de su suegra junto a su mujer el pasado 30 de marzo, falleció cuando lo aplastó la lápida al arrodillarse ante la misma.
 
Ésta, seguramente, pasa a formar parte de una de las muertes más insólitas del mundo. No todos los días una suegra se desquita del marido de su hija desde el más allá.

La familia del hombre no encuentra consuelo al enterrar a dos parientes el mismo día.
Fuente: El Intransigente

Comentarios