Mundo
Martes 01 de Agosto de 2017

Una pena: un hombre murió porque estaba disconforme con su pene y se lo quiso alargar

Un hombre se sometió a una cirugía para el estiramiento de su miembro viril pero la grasa que los médicos le inyectaron se filtró por sus venas hasta los pulmones, lo que le produjo una embolia fatal.

Un hombre de 30 años falleció en una clínica de Estocolmo, Suecia, debido a una complicación durante la cirugía para el alargamiento de su pene, un hecho sin precedentes para una intervención "simple", según los especialistas.

Según publicó el Journal of Forensis Sciences, el problema surgió cuando los médicos le inyectaron 56 gramos de grasa (extraída de su abdomen) en el pene, y esta se filtró por sus venas.

Producto de esto, se produjo una embolia pulmonar debido a que la grasa aplicada llegó a los pulmones situación que derivó en que se rompieran sus vasos sanguíneos.

A pesar de los intentos de los médicos que rápidamente realizaron la reanimación cardiopulmonar, el hombre falleció dos horas más tarde.

Por último, ésta es la primera defunción que se registra por querer incrementar el tamaño de un miembro masculino. (Crónica).

Comentarios