Mundo
Lunes 12 de Junio de 2017

Mujer, judía y bisexual: los motivos por los que varios países musulmanes censuraron Wonder Woman

Túnez, Líbano y Argelia han promovido el veto de la película, protagonizada por Gal Gadot, en la Oficina para el Boicot Árabe a Israel.

«Wonder Woman» es una de las películas de año. Su idea, una superheroína que se convierte en una poderosa guerrera, ha cautivado al público de todo el mundo y recaudó más de 100 millones de dólares en sus tres primeros días en taquilla. No en todo el mundo, en realidad. Varios países de mayoría musulmanta han vetado a la heroína de DC, una mujer judía y bisexual, amparándose en el boicot que promueven contra todo lo israelí y, también, porque la figura de «Wonder Woman» no entra en su idea de lo que se debe exhibir en un cine.

El primero fue Líbano. Allí el principal motivo fue el vínculo del filme con Israel. El Ministerio de Economía del Líbano propuso la prohibición de la proyección porque su protagonista, Gal Galot, es israelí. La posibilidad del veto se inscribe en el contexto de una ley para el boicot de los productos procedentes de Israel, país con el que nunca ha firmado un acuerdo de paz. También se lo pidieron a la Oficina para el Boicot Árabe a Israel, que pertenece a la Liga Árabe y temporalmente ha trasladado su sede de Damasco a El Cairo. El objetivo era que se inscribiese el nombre de Galot, sus películas y su obra artística en su «lista negra».

Desde Líbano, el movimiento de «Boicot, Desinversión y Sanción (BDS) contra Israel» lanzó una campaña a través de Facebook para que se prohibiera «Wonder Woman». Esta no fue la primera vez que en el Líbano tratan de impedir una obra en la que actúan artistas israelíes. En octubre del año pasado no pudo ser proyectada la película «Personal Affairs», de la directora palestina Maha Hajj, que iba a participar en el festival de cine de Beirut, porque fue producida por una sociedad israelí.

Después llegó Túnez. Allí un tribunal suspendió el estreno de «Wonder Woman» tras una demanda presentada por la Asociación de Jóvenes Abogados de Túnez en la que pedían su veto debido a que la actriz principal, Gal Gadot, es israelí. El anuncio ha llegado una semana después de que Líbano prohibiera el estreno de la película. Al igual que Líbano, todo se basa en la ley para el boicot de los productos procedentes de Israel. Por los mismos motivos la película de Patty Jenkins también ha sido retirada de un festival cinematográfico de Argelia.
Una heroína para el siglo XXI

Han tenido que pasar más de siete décadas para que «Wonder Woman» tuviera su propia película. Y su desembarco en los cines ha gustado a los espectadores. Patty Jenkins, la directora del filme, se ha convertido en la cineasta con el estreno más taquillero de la historia gracias a los 100 millones de dólares que recaudó «Wonder Woman» este fin de semana sólo en Estados Unidos. Es cierto que si comparamos los datos de la superheroina con sus compañeros del Universo DC, tendríamos que situarla en la cola; sin embargo, tenemos que tener en cuenta que se ha estrenado en menos salas estadounidenses que «El hombre de acero», «Batman v Superman» o «Escuadrón Suicida». Aún así, sus cifras son mejores que las de «Iron Man» o «Guardianes de la galaxia».

La cinta, protagonizada por Gal Gadot, Chris Pine, Robin Wright y la española Elena Anaya, cuenta el origen de la superheroína desde que era conocida simplemente como Diana, princesa de las Amazonas, en la idílica isla de Themyscira.

Allí comenzará su entrenamiento para convertirse en una poderosa guerrera, hasta que en su vida se cruza un piloto que le descubre el conflicto bélico que se está produciendo en el mundo y decide abandonar su hogar para luchar en el bando aliado de la I Guerra Mundial.