Mundo
Domingo 16 de Abril de 2017

Los turcos votaron por el "sí" y Erdogan podría ser presidente hasta 2029

Las elecciones realizadas este domingo dejaron apretado triunfo para el actual presidente que impulsó un sistema presidencialista contra la posibilidad de una democracia parlamentaria.

Con una ajustada diferencia de menos del tres por ciento, los turcos decidieron hoy darle más poder a su presidente, Recep Tayyip Erdogan, en un referéndum impulsado por él mismo que dividió las aguas del país, en una jornada histórica en la que la oposición denunció "manipulación electoral" y pidió el recuento del 37% de los votos.
Según la agencia de noticias estatal Anatolia, con un 99% de los votos escrutado, un 51.34% de los ciudadanos turcos apoyó al "sí" a un sistema presidencialista, mientras que un 48,66% optó por el "no" y apostó—sin éxito— a una democracia parlamentaria.
Como necesitaba el oficialismo, la participación fue muy alta. Según cifras oficiales, más de 48 millones de turcos emitieron su voto, lo que representa alrededor del 87% del padrón nacional.
Con el nuevo sistema, Erdogan podrá permanecer dos ciclos electorales más, lo que significa que si gana en 2019 y 2024, se quedará en el poder hasta 2029. También podría volver a la dirección de su partido, el AKP, ya que la nueva Constitución no obliga que el presidente sea una figura neutral, por encima de los partidos.
Desde su residencia oficial en Estambul, Erdogan dijo que el referéndum había cerrado la puerta a la larga historia de intervenciones militares en el gobierno. "Turquía por primera vez en su historia ha decidido con la voluntad del Parlamento y de su pueblo sobre un cambio tan importante", indicó.
"Hoy Turquía ha tomado una decisión histórica en un debate que dura 200 años y que es un cambio muy serio en nuestro sistema administrativo", agregó.
Mientras en las calles de Estambul muchos partidarios del "sí" salieron a festejar, el principal partido de la oposición denunció que la decisión de la Corte Suprema Electoral de contabilizar los votos que no posean el sello oficial, algo que no tiene precedentes en el país, tiñe con "un serio problema de legitimidad" el escrutinio.
Además, el Partido Popular Republicano adelantó que pedirá una revisión del 37% de los votos emitidos a nivel nacional ya que dudan de su legitimidad, según anunció el vicepresidente de la fuerza, Erdal Aksunger, citado por el diario local Hurriyet.
Poco antes, el presidente del partido opositor, Bulent Tezcan, había denunciado ante la prensa el origen de la falta de confianza: la decisión del máximo órgano nacional de la Justicia Electoral, que estableció que sólo serán considerados como no admisibles aquellas boletas que se pruebe fehacientemente que fueron emitidas o insertadas en las urnas de manera fraudulenta.
"La Corte Suprema Electoral cambió las reglas de votación. Esto significa que la corte está permitiendo un fraude en esta votación", sentenció Tezcan.

Comentarios