Ovación
Miércoles 03 de Agosto de 2016

Mirá la conmovedora carta que recibió la sanjuanina Viviana Chávez en la previa de los JJ.OO.

A la atleta le llegó un mensaje motivador de un viejo conocido. "Vivi…Corré por los días y las noches que pasaste en esa Pampa de la Viuda, entrenando y durmiendo apenas en una carpa, y tomando agua de una vertiente", dice la misiva. 

Viviana Chávez será la única mujer sanjuanina que estará presente en los Juegos Olímpicos. La oriunda de Valle Fértil participará de la maratón femenina el domingo 14 de agosto a las 9.30hs.
La maratonistas recibió una emotiva carta en sus últimos días de preparación para la gran cita olímpica. Claudio Trigo, profesor de Chávez en la carrera de Educación Física de La Rioja, fue la pluma de las líneas que se conocieron en el programa que conduce Rony Vargas en Cadena 3 de Córdoba. El profe decidió dar a conocer el texto luego de la autorización de la atleta.
Estas fueron las sentidas palabras que le dedicó con la intención de motivarla para la gran carrera de los 42k:
RAZONES
Vivi, escribo esto pensando en que si en algún momento las piernas flaquean, quizá haga falta esa fuerza que sale, desde ese sitio, que aun ni la ciencia puede explicar del todo. Ese sitio que en la jerga deportiva algunos llaman alma, otros voluntad, otros deseo, y otros hasta inclusive “hambre”. Entonces, si ello ocurre, las razones para continuar hacia la meta, pueden ser algunas de estas:
Vivi…Corré por esos niños y por esa gente que tú conoces y que vive en el medio de la nada, y sin embargo, aun sueña.
Vivi…Corré por cada uno de los días  que salías en tu bici a hacer tus prácticas en las escuelas, con una bolsa con pelotas cargada en tu espalda.
Vivi…Corré por los días y las noches que pasaste en esa Pampa de la Viuda, entrenando y durmiendo apenas en una carpa, y tomando agua de una vertiente.
Vivi…Corré por esa Bandera Argentina, que más de una vez nos acompañó hasta alguna cumbre en nuestros campamentos de montaña, allá en el Famatina.
Vivi…Corré por los que te queremos, pues en cada paso tuyo habrá seguramente, un latido nuestro.
Vivi…Corré por esos anillos olímpicos que llevas tatuados en tu brazo y en tu alma.
Vivi…Corré por esa camiseta celeste y blanca que llevas puesta, y que acaso, no alcanzo a imaginar el orgullo y la pasión que ello te provoca.
Vivi…Corré por ese señor que a modo de festejo por tu clasificación a los Juegos Olímpicos, allí en tu Astica, te regaló esa gaseosa, inclusive envuelta en una bolsita de nylon, pues no tenía más que ofrecer ni otra forma de agradecer.
Vivi…Corré por ese angelito que Dios te puso en el camino para que te entregara esa naranja, cuya cuota de energía, allá en Rótterdam, permitió que tu sueño olímpico se hiciese realidad.
Vivi…Corré por tu Mami y por tu Papi, quienes más de una vez habrán amasado pan para que a ti, justamente, no te faltara el pan.
Vivi…Corré por tus abuelitos, esos que metidos allá en las Sierras te han enseñado, desde que eras muy chiquita, a atrapar una cabra y a mirar un atardecer con cielo estrellado.
Vivi…Corré por correr, corré con el alma y con la tranquilidad de haber hecho todo lo posible. Corré agradeciendo y disfrutando en cada paso lo que la vida te ha obsequiado.

Comentarios