País
Martes 04 de Agosto de 2015

Mendoza estrenó el primer complejo del país para homosexuales

De Mil Amores es el nombre de las cabañas ubicadas en El Cerrito, que funcionan desde febrero. Tienen contacto con cámaras de turismo LGBT de países vecinos.

 
A medida que San Rafael se consolida como destino turístico nacional aparecen servicios específicos para determinados segmentos de turistas. Uno de esos servicios es el complejo de cabañas De Mil Amores, destinado a parejas homosexuales que, según sus propietarios, es el único en el país.
Se ubica en El Cerrito, al norte de la ciudad del Sur de Mendoza, y comenzó a funcionar en febrero de este año.
Allí, en un predio parquizado y con pileta hay cinco cabañas para dos personas cada una, con bicicletas para salir a pedalear y distintos frutales en crecimiento para que cuando comiencen a producir, los huéspedes puedan tomar directamente de la misma planta frutas frescas, como duraznos, damascos, ciruelas y otras.
“Es el primer complejo turístico LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) del país”, afirmó Marcelo Eugenio, propietario del lugar junto con su esposa, Lorena Santamaría, aunque aclaró que también aceptan parejas heterosexuales, pero sin menores, “en un ámbito de respeto y cordialidad”.
Explicó que “la idea surgió en 2011, a un año de que se legalizara el matrimonio igualitario en el país, que abrió muchas puertas para lo que es el turismo LGBT, que mueve una porción muy importante del turismo a nivel mundial”.
Marcelo, que es oriundo de Quilmes, tomó la experiencia de un hotel para gays de Buenos Aires que ya no existe y se decidió por San Rafael porque vivió en el departamento entre 2009 y 2011 y quedó con la idea de volver para vivir, por su tranquilidad, e impulsar un emprendimiento turístico.
“Había un complejo de este tipo en Salta, pero pasó a ser gay friendly, ahora aceptan menores, nosotros acá no aceptamos menores y por el momento las cabañas son solamente para parejas. En el futuro planificamos construir cabañas para cuatro y seis personas, porque también hay gente que viaja con amigos”.
La categoría gay friendly, o “amigable con los gays”, se le da al hotel o cualquier otro tipo de alojamiento común que recibe y da servicios a huéspedes homosexuales pero que no es exclusivo para este sector de clientes.  “La apertura mental de la gente es algo muy positivo para todo lo que es el desarrollo turístico de San Rafael”.
De los clientes que han tenido en estos meses, la mayoría provinieron de Buenos Aires y Córdoba, pero también se promocionan en el exterior para atraer extranjeros, ya que el turismo gay es de un segmento medio a alto que realiza un gasto mayor al visitante promedio.
En ese sentido, han estado en Santiago de Chile en una misión comercial del Ministerio de Turismo de la Nación, tienen contacto con cámaras de turismo LGBT de algunos países vecinos y quieren integrar el stand de San Rafael en la próxima Feria Internacional de Turismo de Buenos Aires.
“Cada vez se va abriendo más el mercado para un turismo que es como cualquier otro, nada más que necesita un poco más de intimidad, por lo menos hasta que la gente se termine de acostumbrar a las parejas gays”, concluyó Marcelo Eugenio.
 

Comentarios