Espectáculos
Domingo 03 de Abril de 2016

"Matar en nombre de Dios no te exime de lo que has hecho"

En La historia de Dios, Morgan Freeman encara un viaje personal por el mundo para comprender mejor cómo la fe determina nuestras vidas.

Morgan Freeman, que estrena hoy la serie para National Geographic (NatGeo, señal 300 de Supercanal Digital) The Story of God (La historia de Dios), cree que la religión se ha utilizado para "justificar los peores genocidios" y defiende que "matar en nombre de Dios no exime de culpa".
En esta entrevista, el veterano actor, que explicó que no se crió en un entorno religioso, afirmó que la serie que acaba de rodar llega en un momento en que la religión "está más presente que nunca en todo el mundo".
Freeman apuntó que personalmente "cree" de algún modo en Dios, aunque la pregunta interesante para el ganador del Oscar sería "¿qué relación tienes con ese Dios?".
"Esa pregunta es la verdadera lucha que uno bate durante toda su vida, sobre todo cuando uno llega a una edad", señaló el actor, que en el pasado se ha puesto en la piel de Dios en la gran pantalla (Todopoderoso, 2003).
Un tour religioso
En La historia de Dios, Freeman recorre siete países –como Israel, El Vaticano, India, Mongolia y Egipto entre otros– en busca de las respuestas a los grandes interrogantes de la vida.
"En los últimos meses he viajado a decenas de ciudades y he podido unirme a la llamada a la oración en El Cairo, he aprendido a meditar con un líder budista, visitado los templos mayas de Guatemala y he discutido sobre razón y fe en la Academia Papal de Ciencia", contó.
Freeman apuntó haberse quedado con las ganas de conocer al papa Francisco, quien no pudo recibirlo.
"Sí pude hablar con los científicos de la Academia Papal de Ciencia y me gustó su teoría de que el Big Bang sí existió pero no puede explicar por sí mismo la creación", dijo.
Freeman remarcó que su espiritualidad no ha evolucionado con la película, aunque sí el conocimiento que tiene sobre las principales religiones del mundo y su historia.
Dijo además no creer en la posibilidad de la reencarnación.
"En el caso de que vuelvas a la vida será en forma de pez o hierba y entonces tampoco vas a tener conciencia de retorno", bromeó.
Preguntado sobre la espiritualidad en Hollywood, Freeman se mostró escéptico, aunque sí quiso destacar que están en aumento las películas sobre religión en los grandes estudios de Estados Unidos.
Lo que más ha impresionado durante su "viaje" al intérprete es que "no importa dónde vayas, en el rincón del mundo en el que te pierdas, siempre encontrarás muy presente la idea de Dios".
De su viaje destaca el único lugar donde nadie lo reconoció durante la grabación del documental.
"Era una zona del norte de la India. Un remanso de paz. Para mí, el cielo", señaló.
En la producción, Freeman contó además con la colaboración de Lori Mcreary, consejera delegada de Revelations Entertainment, responsable de Invictus, así como James Younger, documentalista y científico.
La serie consta de seis episodios: Afterlife (La vida después de la muerte), End of Days (El fin de los días), Creation (Creación), Who is God? (¿Quién es Dios?), Evil (Demonio) y Miracles (Milagros). Al término de cada emisión, el capítulo estará disponible en Fox Play.
La fuente de inspiración
Freeman, McCreary y Younger decidieron embarcarse en el proyecto tras visitar hace seis años en Estambul (Turquía) el museo de Santa Sofía, que aún conserva elementos de su pasado como catedral y como mezquita.
"Ahora, tras 40 días de filmaciones, mi rezo es para que la gente disfrute viéndolo", expresó el veterano actor a modo de conclusión.

Comentarios