Mundo
Jueves 02 de Junio de 2016

Manejá la ansiedad con estos tips

No es fácil manejar la agitación diaria, sobre todo por la resistencia que ejercemos para que las cosas sucedan como decimos que deberían suceder, en vez de aceptar que son como son y van a ser como tengan que ser, nos guste o no.

¿Qué tal si empezamos por asumir que no aceptamos la realidad del presente? Así podríamos ver que nos preocupamos por todo, en todo momento. Para ganarle la pulseada a la ansiedad, lo principal es abrazar la realidad del día a día, no intentar cambiarla, soltar las expectativas. Tené en cuenta estas 10 posibilidades que pueden acercarte mucho a ese estado que andás buscando.
 
Aguante el “soy como soy”: todas tus imperfecciones y perfecciones te hacen quien sos. Permití y permitite que te vean sin filtros, es un ejercicio sanador. Te parece de una forma completamente nueva ante la vida y ante los demás.
 
La pulsión interna: esa voz que te dice qué hacer y en qué momento, ¡es tu intuición¡! Aprendé a escucharla sin sentir que tenés que justificarte. Todos tienen que aceptarte, empezando por vos.
 
Sólo hace falta respirar: el problema puede ser grande o pequeño, pero para resolverlo hay que estar en paz, si no, todo falla. Cuando sientas que la alteración te gana, concentrate en tu respiración y volvé a tu ritmo. Tomate el tiempo que sea necesario, no escatimes en ello.
 
Es de adentro hacia afuera: el impulso de cortar el pelo, renovar el vestuario, o mover los muebles para cambiar algo de tu interior no es más que una trampa. Bienvenidos todos los estimulantes, pero sabé que el verdadero cambio sucede cuando conectás con lo profundo en vos. Lo de afuera está precisamente ahí, afuera.
 
Agradecer, siempre: nunca olvides lo afortunada/o que sos. Techo, comida, salud, amigos, hijos, trabajo… ¡siempre hay algo que agradecer! Hay que practicar la gratitud del día a día. Está comprobado que las persona agradecidas son más felices que las que pasan la gratitud por alto.
 
¡No es con vos!: uno de los cuatro acuerdos que estableció el famoso chamán Don Miguel Ruiz (influenciado por Carlos Castaneda), es que “nada es personal”. Lo que los demás hacen es por ellos, no en tu contra. Ni lo bueno ni lo malo tiene que ver con algo que vos hayas hecho. Cada uno de nosotros va por la vida con su propia información, que te excede por completo. No sos el ombligo del mundo, es duro, pero hay que aceptarlo.
 
Menos es más: tenemos más de lo que necesitamos, y tal vez deberíamos codiciar menos. La sensación de “falta” empezará a desaparecer con el correr del tiempo, y le dará paso a una sensación de liviandad.
 
Dar lo mejor: disfrutá cada momento, da lo máximo y si sale mal, después verás como se resuelve. La enorme mayoría de las veces, si te ponés a pensar qué puede pasar si la cosa no marcha como la imaginaste, la respuesta es la misma: ¡absolutamente nada!
 
Mejor el sí: enfocar en lo positivo hace que veamos más las cosas buenas que las malas. No te aferres a la idea de que si todo va bien, es porque algo va a salir mal en cualquier momento. ¡Dejá que fluya, no decretes!
 
Dulces sueños: último y muy importante: dormí, descansá. Si tu cerebro y tu cuerpo están agotados, será mucho más fácil que se enfonquen en lo negativo. La creatividad, el buen humor, el estado de gracia no vienen solos si no das más. Así que noni noni, ¡que hace muy bien!
 
Fuente: bigbangnews

Comentarios