País
Viernes 10 de Julio de 2015

Los mellizos de todo el país se reunieron en Tucumán para celebrar su VI Fiesta Nacional

Famaillá fue el epicentro de una fiesta sin igual, quizás lo único que no tiene copia. De varias provincias aceptaron la invitación y compartieron una jornada para el recuerdo.

La ciudad de Famaillá, en Tucumán se convierte en un inmenso espejo. Acá nadie está borracho ni bebió de más, pero todos ven doble. O triple. Hay dos chicas iguales arriba del escenario, hay un par de bebés idénticos que lloran a la misma vez en los brazos de su mamá, hay dos hombres canosos que se pasean por la feria artesanal. Los hay por todas partes, de todas las edades y de todo el país. Nadie está loco, aunque la locura parece ser la característica del lugar.
Los que conocen Famaillá, ubicada a 30 kilómetros de San Miguel de Tucumán, dicen que es una ciudad no se parece a ninguna. Ya sobre la ruta, justo en el ingreso, se puede ver una réplica del Cabildo, de la Pirámide de Mayo y de la Casa Histórica de Tucumán. Unas cuadras para adentro hay un recorrido por una especie de Parque Jurásico repleto de dinosaurios que asombra por su similitud, además cerca de allí ya empezaron a construir un edificio idéntico al Vaticano de Roma. Arquitectura melliza.
En esta ciudad todo tiene su copia, hasta el intendente tiene un hermano exacto. Todos los conocen como “los mellizos”, pero José y Enrique Orellana son, en realidad, gemelos. Y se mueven como siameses. Alternan en el poder del municipio desde 1991. Uno tiene el máximo cargo municipal y el otro es legislador provincial. Los dos tuvieron la misma idea y los dos celebran que acá se festeje la séptima Fiesta Nacional del Mellizo.
Hay más de 250 pares de fotocopias humanas que llegaron de todas partes, la mayoría de Santiago del Estero, Corrientes, La Rioja, Salta, Mendoza y Buenos Aires. Y se presentan sobre un escenario.
Las hermanas Julieta y Jessica Valdivieso (18) viajaron desde Trancas, al norte de Tucumán. Para eso se vistieron con la misma ropa: “En nuestra ciudad somos famosas, compartimos todo, menos los novios”, dicen y cuentan sus sensaciones por el festival: “Nos gusta un montón, nos hace sentir que somos una más y no algo llamativo como siempre”.
Johana Díaz –mamá de Ariadna y Candela de 4 años– los entiende a la perfección: “Cuando una se enferma la otra también. Cuando le compro un vestidito a una, la otra lo quiere y sino no sale a la calle. Pero yo nunca me las confundo, pero el papá sí, todo el tiempo”.
Facundo y Nicolás Olarte (14) llegaron desde Tafí del Valle, son gemelos pero les dicen “los melli”. Son iguales, pero diferentes: uno es hincha de Boca, el otro de River. “Para el partido de la Libertadores apostamos 50 pesos y todavía no me los pagó. Todo el tiempo se lo recuerdo y siempre me dice que no tiene plata”, cuenta Nicolás.
El sol empieza a subir la temperatura y llegan ellas, las tres marías: María Florencia, María Laura y María Victoria. Nacieron hace 18 años y viven en la ciudad tucumana de Concepción: “Nos llevamos perfecto, hasta nos prestamos la ropa”, dice una. Una es abanderada y las otras dos escoltas.
Clarín

Comentarios