Domingo 05 de Junio de 2016

Los cigarrillos electrónicos a pesar de estar prohibidos en San Juan se venden libremente

Se pueden conseguir difrentes tipos y variedad de precios. Lo que preocupa es que con el aumento de precios de los cigarrillos comunes aumentó la demanda de este tipo de productos. En el 2011 fueron prohibidos Anmat. 

En 2011, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) prohibió la comercialización y uso en la Argentina de los cigarrillos electrónicos. La prohibición se basó porque la OMS estableció que podrían perpetuar la conducta de fumar.
Además, en los fundamentos de la medida se aclara que “siendo la nicotina una droga sumamente tóxica y con fuertes propiedades adictivas, el uso de estos dispensadores, además del potencial riesgo que representa para individuos con patologías cardiovasculares, puede inducir en nuevos usuarios”.
A pesar de su prohibición en cuanto a la comercialización, en San Juan se pueden conseguir sin ningún tipo de problemas.
Se ofrecen diferentes tipos de cigarrillos electrónicos que varían de acuerdo al precio. El más económico de origen chino cuesta 350 pesos y no se garantiza su durabilidad, un intermedio cuesta alrededor  de 600 pesos y uno de calidad se puede conseguir en 1.000.
Cada recarga -que recibe el aparato electrónico-equivale a 20 atados de cigarrillos y sale apenas 200 pesos,  cuando 20 atados de un paquete de cigarrillo de una primera marca genera un gasto de 920 pesos.
El bajo costo de la recarga y el aumento excesivo de los cigarrillos comunes generó que nuevos adictos se inclinen por este tipo de productos que no deja de ser perjudicial para la salud.
Preocupa el uso entre adolescentes
En los últimos años, se produjo un gran incremento del uso de cigarrillos electrónicos entre los más jóvenes. En los EE.UU., un informe reciente del CDC señala que el porcentaje de estudiantes de primaria y secundaria que los probó se duplicó entre 2011 y 2012, año en el que casi 2 millones de alumnos los utilizaron.
“Estamos siendo testigos del inicio de una nueva fase en la epidemia de nicotina y una nueva ruta para la adicción a la nicotina en niños”. Así de contundente fue Stanton Glantz, director del Centro para la Investigación del Control de Tabaco de la Universidad de California en San Francisco, que realizó un estudio con estudiantes publicado en JAMA Pediatrics, y que lo llevó a concluir que el “uso de cigarrillos electrónicos no desalienta, sino que por el contrario, estimularía, el consumo de cigarrillos tradicionales entre los adolescentes estadounidenses”.
En este sentido, en enero de 2016, las autoridades inglesas anunciaron que prohibirán la venta de e-cigarettes a menores de 18 por  los posibles efectos adversos y llamaron a realizar más investigaciones.
“Aún no sabemos el daño que pueden provocar en los adultos, menos aún cómo afectan a los niños. Lo que sí sabemos que no son inocuos”, señaló Sally Davies, directora general de Salud de Inglaterra. Se teme que el e-cigarrillo aniquile años de campañas contra el tabaco.

Comentarios