País
Sábado 29 de Octubre de 2016

Lo mataron para robarle la moto cuando le enseñaba a manejar a su mujer

El hombre primero lo balearon en una pierna y luego de entregarle la moto a los ladrones le dieron un tiro en el pecho.

"Dale gorda que nos alcanzan". Esas fueron las últimas palabras que Sonia escuchó de su pareja, César Armando Barúa, el jueves al caer la tarde. Habían pasado las 19.30 y ella manejaba una moto Rouser 200 por pasaje Buceo al 4200, entre Garibaldi y Ameghino en Rosario. El muchacho iba como acompañante, enseñándole a conducir el rodado. Fue en esas circunstancias que tres hombres en otra moto los persiguieron disparándoles con una pistola calibre 22 para robarles. Las balas acobardaron a Sonia, que frenó y se bajó del vehículo pidiendo ayuda a los gritos. Un vecino la escondió en su casa mientras Barúa recibía el primer tiro en una pierna.

El muchacho dejó la moto sobre el pavimento y se arrojó sobre los yuyos de la esquina buscando protección. Allí uno de los ladrones, a sangre fría, lo ejecutó con un balazo en el pecho. Después se subió a la moto de la víctima y mientras sus cómplices los cubrían disparando al bulto huyeron del lugar. Barúa tenía 25 años y dos pequeños hijos.

Ocurrió el jueves en barrio Alvear. César quedó tirado en la esquina de pasaje Buceo y Ameghino agonizando mientras su concubina no dejaba de gritar: "Por favor, ayuden a mi marido". Ayer la calma había vuelto al barrio, pero los vecinos seguían indignados. "Escuché los disparos y salí a la calle pensando en mis hijas de 6, 10 y 16 años que estaban afuera. Vi a un muchacho tirado en el piso. Corrimos con otro vecino para socorrerlo y en el lugar ya estaba un vecino policía arma en mano, porque los delincuentes se fueron disparando a mansalva", explicó un hombre que salió a la calle tras los disparos. Ante la gravedad de la situación, y como la ambulancia no llegaba (ver aparte), un vecino cargó a Barúa en su camioneta y lo llevó al Hospital de Emergencias, donde murió a la medianoche.


Comentarios