Policiales
Sábado 09 de Enero de 2016

Lista para un guión de película policial: esta es la crónica de los 13 días de libertad de los prófugos

Hubo tiros, persecuciones, heridos, escapes.. esta historia tuvo todos los condimentos para ser contada una vez más. Incluso hasta la detención, con "un vuelco inesperado". Te la contamos.   

Los tres prófugos del triple crimen de General Rodríguez, que fueron buscados durante 13 días por diferentes zonas de la provincia de Buenos Aires y Santa Fe, atravesaron diversos momentos desde su insólita huida de la cárcel que vale la pena repasar, porque remiten a un clásico film policial hollywoodense.
La fuga
Los hermanos Cristian y Martín Lanatta y Víctor Schillaci se fugaron en la madrugada del 27 de diciembre de la cárcel de General Alvear, en la provincia de Buenos Aires. Lograron salir de la unidad penitenciaria utilizando como rehenes a personal del servicio, se cree que con ayuda de alguien de adentro y la connivencia de las autoridades del penal.
Escaparon vistiendo ropas oscuras utilizadas comúnmente por personal del servicio penitenciario, tras amenazar con un arma de fuego a la guardia. La fuga fue sobre las 2:30 de la madrugada y comenzó en el sector Sanidad donde estaban alojados los hermanos Lanatta junto a Schillaci. 
Allí, redujeron a dos guardias y salieron al playón principal donde tomaron el auto de uno de los trabajadores del penal, un Fiat 128 que dejaron abandonado a unas pocas cuadras. Los prófugos exhibieron armas y redujeron a un tercer guardia para luego escaparse llevando de rehén a un cuarto empleado. Según pudo saber Infobae, el sector de Sanidad en el penal General Alvear tiene una particularidad bien conocida por sus internos: "La reja puede abrirse desde adentro con un botón. Los presos mismos lo hacen con frecuencia". Una alta autoridad del SPB confirmó el dato: el botón existe.
La noche de la fuga de los hermanos Lanatta y Schillaci, en el puesto principal de guardia del penal de General Alvear tenía que haber tres agentes. Sin embargo, había uno solo y estaba desarmado porque es Testigo de Jehová.
El supuesto ideólogo del crimen se llama Ibar Pérez Corradi, pero está prófugo desde hace cuatro años y nunca fue llevado a juicio.
Un supuesto amigo, demorado
Un hombre fue demorado en las últimas horas en el partido bonaerense de Quilmes ante la sospecha de que pudo haber colaborado con la fuga. Se trata de Marcelo "El Faraón" Melnyk , un amigo de uno de los hermanos Lanatta, a quien los tres evadidos del penal de General Alvear visitaron la mañana del domingo en su casa de Quilmes, es decir horas después escapar de la cárcel, y le pidieron dinero para continuar con la fuga.
Camino a Ranchos
En su huida los prófugos balearon a dos agentes en un control de tránsito en las afueras de la ciudad bonaerense de Ranchos.
El incidente se produjo el 30 de diciembre alrededor de las 3:30, cuando personal de la policía de esa localidad del partido de General Paz realizaban un control vehicular sobre la ruta 20 e interceptaron una camioneta Ford Ranger de color gris, cuyos ocupantes atacaron a los uniformados. 
El hecho ocurrió a la altura del kilómetro 100 de la ruta provincial 20, donde los ocupantes de la camioneta atacaron a tiros a dos policías: un joven de 21 años resultó herido en el abdomen y una compañera recibió un disparo en una pierna. Ambos oficiales se recuperan en el hospital, aunque con graves heridas.
Estaban armados con una escopeta calibre 12/70, un fusil tipo FAL y una pistola calibre 22 que se les cayó antes de escapar en una camioneta. Así lo aseguró el fiscal de Coronel Brandsen Mariano Sibuet. Los prófugos habían sido condenados a prisión perpetua por los asesinatos de Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Damián Ferrón, ocurridos el 13 de agosto de 2008 en General Rodríguez.
Santa Fe: persecución y más tiros
El jueves 7 de enero los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci volvieron a ser vistos y protagonizaron un nuevo tiroteo y una persecución por el interior de la provincia de Santa Fe, tras enfrentar a gendarmes que realizaban operativos y allanamientos en búsqueda de los tres fugados de General Alvear.
El nuevo raid delictivo –que repitió situaciones similares a las ocurridas en Ranchos– se inició alrededor de las 10, cuando personal de Gendarmería buscaba a los evadidos en una amplia zona rural del interior de Santa Fe, desde San Carlos Norte a Gessler y Matilde. Ese paraje, donde se imponen los extensos campos sojeros, era rastrillado desde la noche anterior por orden del juez federal Sergio Torres.
Allí, en torno a las rutas 6 y 11, una patrulla de gendarmes revisaba galpones e inmuebles abandonados, cuando descubrieron la camioneta Kangoo, patente NCD 960, que tenía pedido de secuestro. El vehículo era el que estaban buscando por tener nexos con la familia de los delincuentes. A poco del hallazgo, los tres delincuentes la emprendieron a tiros con armas largas contra los uniformados.
Dentro del vehículo se encontraron teléfonos celulares, frazadas, ropa de hombre, tres pistoleras, municiones calibre 32 y limpiadores para cañón de posibles fusiles FAL.
En el tiroteo, dos gendarmes terminaron con heridas, aunque sus vidas no estuvieron en riesgo. Luego del violento enfrentamiento armado, los delincuentes se escaparon a bordo de una camioneta con la que habían llegado los gendarmes.
Cayastá y el punto final de la fuga
El sábado 9 de enero la persecución llegó a su fin. Los hermanos Martín y Cristian Lanatta, y Víctor Schillaci fueron detenidos en las cercanías de Cayastá, un pueblo ubicado en el centro de la provincia de Santa Fe.
Los prófugos sufrieron un accidente en la madrugada del sábado cuando volcaron con una camioneta Volkswagen Amarok en un camino rural. Caminaron por el medio de campo y llegaron a una casa, de donde robaron otra camioneta para continuar la huída. 
Minutos después se toparon con un nuevo inconveniente. La crecida del río Paraná generó la inundación de varios caminos rurales. Mientras transitaban esa zona, los prófugos dejaron encaja la camioneta y tuvieron que continuar a pie por el medio del campo.
En el medio de la noche llegaron a un campo sobre la Ruta 1, propiedad de Viviana Busti, secretaria de gobierno de Cayastá. Allí pidieron agua y se fueron. El puestero que los atendió, los reconoció y dio aviso a los dueños del campo y la policía.
En las primeras horas de la mañana del sábado el operativo policial se concentró en los alrededores de Cayastá. Debido a los hostil que es la zona en la que fueron encontrados, las fuerzas se seguridad tuvieron que ser asistidas por un vecino, quien los guió y les facilitó sus tres caballos para que pudieran llegar al lugar.
Cristian Lanatta fue el segundo en caer. Ya se había separado de sus secuaces y fue encontrado en el paraje "Las Cuatro Bocas". Lo capturó un comando compuesto por miembros del GEOF, TOE y la Gendarmería, con apoyo de guardia rural Los Pumas, de la Policía de Santa Fe. Víctor Schillaci fue el último en ser alcanzado por las autoridades.
La fuga que comenzó en el penal de General Alvear en la provincia de Buenos Aires terminó 13 días después en Cayastá, una localidad ubicada a 82 km de la ciudad de Santa Fe. Los tres prófugos fueron capturados luego de protagonizar una fuga cinematográfica en la que hubo tiroteos, heridos, pistas falsas, persecuciones y negociaciones. Ahora resta que sean indagados por la Justicia para saber con certeza cómo es la red de colaboraciones y corrupción que permitieron su fuga, que por el momento tiene a otra nueve personas detenidas, acusada de auxiliar a los tres sicarios del triple crimen de la efedrina. 
"Le presté tres caballos a la policía porque es difícil buscar con autos", dijo el hombre. "Me pidieron colaboración, y esto es algo que hay que hacer entre todos. Nosotros colaboramos con lo que podemos. Creo que fue un trabajo bien hecho, porque es una zona difícil, hay que andar por acá", agregó. "Los caballos valen más que los móviles acá, porque con autos no te podés movilizar bien", dijo.
El primero en ser capturado fue Martín Lanatta, quién había quedo herido por el accidente vial. Lo detuvieron en cerca de una arrocera ubicada en la Ruta 1. (Infobae).

Comentarios