País
Viernes 04 de Febrero de 2011

Las predicciones para el Año del Conejo

Arranca el Año Nuevo Chino y la tarotista habló de lo que le depara a cada animal del Horóscopo Chino.

El 3 de febrero arranca el Año Nuevo chino y ya se empezó a festejar en todo el mundo. El conejo es un animal que se destaca en el horóscopo oriental por tener buena fortuna.

Para este año que recién arranca, Ludovica Squirru, una verdadera experta en la materia, hizo las predicciones para saber cómo será el año 4079 para los conejos, y para los demás símbolos al sitio Informe 21.

Conejo: es asociado con el éxito en los negocios y con la vida larga, pero este año será arduo: "La gran cita será con usted mismo. Demasiadas cuentas pendientes con su familia, a la que siempre ignoró", señaló la tarotista. "Es recomendable que busque desde apoyo terapéutico hasta asesores legales que lo guíen por los tejados de zinc caliente", advirtió la vidente.

Rata: Al parecer, el 2011, 4709 para los chinos, "no es un año para cambios bruscos, sí paulatinos" para las ratas, tal como visualizó Squirru. "Ser fiel y leal a uno mismo es el secreto de esta etapa", agregó la experta, según el Su vida necesita un recreo, un tiempo de recoloque y configuración, de dar espacio a personas con otras ideas", sintetizó.

Búfalo: "Muchos obstáculos y situaciones alienantes" para los nativos de Búfalo, según Squirru, pero a no desesperar: "Recuperará el sentido del humor, el romanticismo y su capacidad amatoria estará más acentuada", promete la vidente. Mientras tanto, para los tigres "son tiempos de replegarse antes de actuar, de asesorarse, de tener sentido común y practicar la tolerancia".

Dragón: "Sentirá necesidad de estar en contacto con familiares, sanando heridas que no lo dejaban en paz", dijo Squirru y advirtió: "Estará asediado por tentaciones que lo pondrán a prueba". Este será un año espectacular para las serpientes: "Las oportunidades sociales, laborales, de ascenso y progreso que tendrá marcarán un hito en su vida. Estará encendida, radiante y muy solicitada", sostuvo Squirru.

Caballo: Son quienes la tendrán ideal este año ya que la suerte del conejo se les será transferida de manera directa. Pero a no pasarse de la raya: "Conseguirá lo que quiere si tiene perfil bajo y modestia", advirtió Squirru.

Cabra: la más femenina de los signos chinos, tiene que tener todo en orden antes de que llegue el Año Nuevo chino: "Recuperará amigos del pasado, ex parejas retornarán con pedido de casamiento y se sentirá la reina del año", arriesga Squirru. "El mono se pondrá a prueba: el conejo que lo quiera le ofrecerá la visa al paraíso, y el que aun lo tenga entre sus íntimos enemigos le tenderá trampas día y noche", advirtió la tarotista.

Gallo: Tendrá un año difícil. "Deberá poner límites a su reconocida generosidad para evitar que lo fumen en pipa", señaló Squirru, y a eso se le agrega que su salud estará "expuesta a dolencias y somatizaciones". Pero los perros , en cambio, verán recompensados años de trabajo con un feliz presente en lo familiar y personal.

Chancho: "La reformulación de la existencia será la prioridad del chancho en el año del conejo", señaló Squirru. "Si bien habrá golpes de suerte, viajes de placer y trabajo, mejoras en casa, faltará mucho para que pueda ser dueño de sus decisiones", advirtió la tarotista. En el lado positivo, este es un año de mudanzas y de aprovechar la energía que aportará una relación.

Tigre: Son tiempos de replegarse antes de actuar, de asesorarse, de tener sentido común y practicar la tolerancia. Episodios familiares lo transformarán en un manso espécimen abierto a nuevas formas de convivencia. Mareado, seducido e impregnado de glamour, durante este año se travestirá. Intentará recuperar su harén. En cada tigre estará el germen de lo creativo.

Serpiente: Comenzará el año eufórica. Aprenderá a administrar con sabiduría su fortuna y a compartirla con sus amantes, ex parejas, amigos diseminados por el mundo. Estará cerca del pueblo, será más querida y respetada si da el ejemplo. Las oportunidades sociales, laborales, de ascenso y progreso que tendrá marcarán un hito en su vida. Estará encendida, radiante y muy solicitada. Será el centro de atención donde vaya.

Mono: Se pondrá a prueba: el conejo que lo quiera le ofrecerá la visa al paraíso, y el que aun lo tenga entre sus íntimos enemigos le tenderá trampas día y noche. Retirarse a la montaña para purificarse. Después de la purificación les aconsejo dieta. A pesar del clima de intrigas, mentiras y traición, el mono sabrá por donde seguir. Su sentido de humor, negro y sarcástico, se acentuará y podrá atajar los penales con soltura, gracias y destreza.

Perro: El entusiasmo proviene de sentirse bien consigo mismo: nadie le regaló ese estado de salud físico, mental y emocional. Fueron años de búsqueda. Cambios en la familia. El cos reinante en el año del conejo mareará al perro como si bebiera champán de la mañana a la noche. Despertará su vocación religiosa, mística. Abrirá nuevos lazos de amistad y muchos cambios, largamente soñados, se concretarán día a día.

Por de pronto, los chinos vestirán de rojo sus casas y procurarán tener todas sus deudas pagadas para empezar con buena energía y libertad el nuevo año. Según la creencia oriental, el Año Nuevo es un momento para limpiar la casa a fondo y borrar la mala suerte.

Otra de las creencias indica que las personas nacidas bajo el signo del conejo, incluidas las que nacerán durante 2011, gozarán de longevidad y prosperidad, a la vez que tendrán una vida tranquila y en paz. El conejo es un signo de madera dentro del zodíaco chino, y equivale a piscis en el horóscopo griego.

El banquete de Año Nuevo incluye mariscos, jiaozi (bolas de masa hervidas como ravioles) y pescado crudo, entre otras delicias de la cocina tradicional china. La festividad termina el 18 de febrero con la celebración del Festival de las Linternas, con bailes, cantos y shows.

Comentarios