Ovación
Sábado 12 de Diciembre de 2015

Las Leonas, con la ilusión de ir por el título

Hoy a las 19 se medirán contra China en el Estadio Mundialista en busca del pase a la gran definición de la Ronda Final de la Liga Mundial. 

No hay semifinales que no permitan ilusionarse, porque bien o mal, se está en el umbral de un título. Las Leonas están ilusionadas. Por eso y por varias razones más. Hoy a las 19 se medirán contra China en el Estadio Mundialista en busca del pase a la gran definición de la Ronda Final de la Liga Mundial. Llegan potenciadas después de haber dejado en el camino a Holanda y con el plus de que en Rosario siempre les va bien. La otra llave de semifinales la protagonizarán Nueva Zelanda y Alemania, a las 16.30.

Este equipo de Las Leonas pasó por todas las emociones en lo que va del torneo. Llegó a Rosario con nuevo entrenador, Gabriel Minadeo (antes head coach) y con signos de fortalecimiento a nivel grupal. Le ganó a Gran Bretaña por 2 a 1, cayó por el mismo marcador ante Australia y volvió a sucumbir ante China por 3 a 1 en el cierre de la fase de grupos. En los dos primeros jugaron muy bien (a pesar de la derrota ante las Hockeyroos), pero el tercero dejó algunos puntos de preocupación, principalmente en la defensa.

Tras dos caídas y una victoria, Las Leonas quedaron condenadas al último lugar de su zona y obligadas a enfrentar a Holanda, el rival clásico, número uno del mundo y vigente campeón ecuménico. Al principio, la noticia no fue la más feliz. Chocar en cuartos de final ante el máximo candidato no sólo es una final anticipada sino un factor de sumo riesgo. Pero salieron fortalecidas porque jugaron otro gran encuentro, inteligente, de pocos errores y se lo llevaron 1-0. Desahogo y liberación. Más confianza.

Las Leonas vinieron a Rosario con un equipo renovado, en nombres y en ideas. Dejaron puntos en el camino, es cierto, pero lo más importante es que se reencontraron con esa esencia que fundamenta su historia grande: la garra y el corazón, la capacidad de lucha. Técnica y tácticamente aún tienen mucho que corregir, aceitar sistemas, afianzar jugadoras, pero van por buen camino. No es un dato menor los años agitados que vienen viviendo: cinco técnicos en tres años, una cosa de locos. Encima se fueron varios de esos nombres sobre los que la responsabilidad puede apoyarse y no pesar. Uno de ellos fue nada menos que el de su estrella, Lucha Aymar.

Hoy enfrente de Argentina volverá a estar China. La derrota en la fase de grupos no debe ser una preocupación, sino una enseñanza. Es muy probable que hoy las chicas no cometan los mismos errores que en ese encuentro. Minadeo tomó nota y le pasó resaltador. Aunque las mismas Leonas tienen bien claro en qué fallaron. Si afilan la puntería en ataque, si no liberan el peaje en la defensa y si juegan colectivamente y bajo una búsqueda intensa, no hay chances de que las asiáticas vuelvan a ganarles. Si vencen Las Leonas se reafirmará aún más el vínculo con Rosario y especialmente con el Mundialista. En el mismo escenario fueron campeonas invictas en el Mundial 2010 y el Champions Trophy 2012. Van por una nueva final.

Comentarios