Lunes 06 de Junio de 2016

Las dos cosas que le pueden pasar a un ladrón si se aplica la ley de Flagrancia

Actualmente en San Juan, un juzgado alcanza a recibir unas 3 mil causas por ilícitos con autores conocidos y desconocidos por turno. A continuación, te explicamos los dos caminos que podría tomar un delincuente antes del juicio. El plazo máximo de resolución es de una semana. 

Cuando los especialistas aseguran que los delitos flagrantes serían más fáciles de resolver, no se equivocan. Un ladrón que cometió un ilícito podría ser juzgado en el plazo de dos a siete días, aproximadamente, tal como lo indicaría la ley.
Este procedimiento, fue explicado por el fiscal Fabrizio Medici tras ponerle el acento a la cantidad de causas que ingresan a un juzgado en un turno: unas 3 mil, dijo.
La flagracia es encontrar a una persona “con las manos en la masa”. Esto comprende que hay un autor del hecho, una víctima y uno o más testigos. Uno de los caminos que recorrería un ladrón en el caso de que sea hallado en “infraganti delito” sería el siguiente:
El delincuente le arrebata la cartera a una persona. Aparece un tercero que ve la escena. Este último persigue al maleante y lo atrapa. Se lo entrega a la policía. El ladrón se pone a disposición del fiscal que en un término de uno o dos días hábiles, le pide audiencia al juez. Se realiza la presentación de la causa y la finalización. El fiscal presenta pruebas, autor, testigos y víctima ante el juez. El imputado declara y su defensa “negocia” la condena. Podría ser una “probation” en el caso de no presentar antecedentes.
El segundo camino que puede tomar la causa es: la misma situación anteriormente advertida con la diferencia de que el testigo no captura al sujeto correcto o no está seguro de haberlo hecho. En este caso, la acusación se produce de la misma forma pero con la búsqueda de mayor evidencia y un plazo para argumentar (tanto la defensa como la fiscalía) al respecto de siete días. En este tiempo habrá que comprobar que el autor del hecho es culpable. 

Comentarios