País
Martes 21 de Julio de 2015

Las cancelaciones de vuelos ya le costaron a Aerolíneas más de U$S 10 millones

Miles de turistas varados en el Aeroparque Jorge Newbery son asesorados para elegir viajar en colectivo en lugar de esperar varias horas por un avión.

Aerolíneas Argentinas cumplió ayer el cuarto día de conflicto y el efecto que esto genera en las finanzas de la compañía se hace sentir.
Desde el viernes pasado –cuando muchos arrancaban las vacaciones de invierno– ya sumaron 103 los vuelos que fueron suspendidos y reprogramados, y el costo que esto ocasiona a la aérea de bandera se estima en cerca de u$s 10 millones, a razón de al menos u$s 2,5 millones diarios. Así surge de las cifras que se manejan en el sector, aunque Aerolíneas Argentinas no brindó cifras oficiales.
Este cálculo se realiza, entre otras cuestiones, en base a los gastos extras que se generan en estas situaciones, como la devolución de pasajes, pago de hotelería a los pasajeros que deben esperar por un nuevo vuelo, puesta en marcha de aviones que no estaban previstos y hasta el pago de boletos de micros para quienes prefieren ya partir de viaje y no esperar a la suerte de la reprogramación.
Dieciseis fueron los destinos locales que más sintieron este escenario, a lo que hay que sumarle San Pablo, ya que los vuelos hacia esta ciudad brasileña parten desde el Aeroparque Jorge Newbery.
Las razones por lo que se llegó a esta situación todavía no están claras, aunque la sobre venta de pasajes aparece como una de las opciones más destacadas.
Sin embargo, desde Aerolíneas Argentinas el propio Mariano Recalde, titular de la compañía, afirmó que la situación se dio como consecuencia de un reclamo realizado por los controladores de vuelos, afiliados a la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), lo que obligó a la cancelación y reprogramación de los vuelos.
Voceros de los controladores de vuelos afirmaron a El Cronista que el viernes lo único que se hizo fue una asamblea que duró 15 minutos. Después se volvió al trabajo de forma totalmente normal, por lo que no tuvimos nada que ver en las demoras de estos días".
Recalde también sostuvo que las demoras que se registraron se debieron al "récord histórico" de turistas que llegó a la terminal aérea. Ayer El Cronista intentó sin suerte obtener la palabra del titular de Aerolíneas Argentinas.
Incluso, el funcionario había destacado el domingo pasado que el escenario comenzaba a mejorar, y ayer pudieron emprender viaje quienes se vieron afectados por estas complicaciones y que partían rumbo a nueve ciudades.
El fin de estas complicaciones, sin embargo, no está previsto que llegue de forma inmediata.
Todo hace pensar que este panorama continuará al menos hasta mañana, aunque al mismo tiempo sí se observará una desaceleración del conflicto, en la medida en que los pasajeros hayan resuelto su situación, ya sea al cancelar su vuelo o aceptar ser reubicados en otro.
De hecho, está previsto que la reprogramación de los vuelos continúe hasta mañana.
El rojo que se genera ahora no hace más que complicar las finanzas de Aerolíneas Argentinas. El año pasado, en comparación con 2013, sus pérdidas aumentaron 54%, alcanzando un saldo negativo de 363,2 millones de dólares.
En tanto, la aérea ya recibió subsidios por $ 1868,8 millones en lo que va del año, lo que equivale a más de $ 12 millones por día. La recibida supera a la recibida en igual período de 2014 , que había llegado a los 913 millones de pesos.
Cronista Comercial

Comentarios