Negocios
Miércoles 19 de Enero de 2011

Las bodegas prevén que por la buena cosecha se recuperará el stock

Las perspectivas del INV son buenas.

Todo parece indicar que este será un buen año para el sector vitivinícola. Si no hay accidentes climáticos durante el próximo mes, la cosecha de uva volvería casi a sus niveles normales y, así, daría un cierto alivio al sector, que vió menguar el stock de vino y crecer fuerte los precios desde 2009, tras una cosecha 23% menor ese año.

El último pronóstico del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), que regula al sector, indicó que la cosecha sería de 27,7 millones de quintales, un 6% mayor a 2010. El dato no es menor, ya que en 2010 la vendimia cerró con un alza de 20% frente a 2009, año en que se produjo la peor cosecha en más de una década, con una merma de 23%, a 21,84 millones de quintales. En 2007, se había alcanzado el máximo, con 31 millones de quintales.

"Con este pronóstico, hay buenas expectativas para recomponer stock y mejores oportunidades para exportar jugo concentrado de uva. Ya algunas empresas informaron que vuelven a operar este año, porque hay precios más razonables y, además, aumentó el valor del galón de jugo de manzana, con el cual compite", explicó a El Cronista Guillermo García, presidente del INV.
La menor cosecha de 2009 había ocasionado una baja en el stock y un fuerte alza en los precios de uvas y del vino básico, que en muchos casos vieron duplicar sus valores en un año. Esto llevó a un fuerte alza de precios en las góndolas, sobre todo de los tetra-brik y finos de bajo precio, que perdieron ventas en manos de bebidas sustitutas, como la cerveza, y produjo desabastecimiento de estos productos en algunas zonas. Si bien aún faltan los datos de diciembre, se estima que el consumo local de vino habría caído de 6% a 7% frente a 2009, sobre todo, por la mayor retroceso de los de menor valor, ya que la franja media y alta continuó en ascenso. "n el segundo semestre hubo una recuperación interesante de la venta de vino blanco básico, del que había sobreoferta, y se recompuso el stock de los tintos. Por eso este año hay un buen panorama", comentó.

La escasez y altos precios impulsaron a algunas grandes bodegas que elaboran en tetra-brik a adquirir vino en Chile entre septiembre de 2009 y mayo de 2010. "En total, se importaron 42 millones de litros para cubrir el desfasaje de 2009. Pero el precio pasó de u$s 0,38 a u$s 0,50 porque en Chile no había mucho stock por el terremoto y las operaciones eran complejas", precisó García. En total, se compró detrás de los Andes apenas el equivalente al 3% de la producción local, que ronda los 1.375 millones de litros. Con la nueva vendimia de 2010, que generó mayor disponibilidad de uva, dejaron de hacerlo.

Además, la escasez impulsó una fuerte disminución de la exportación de vino a granel y de mostos en 2009, de 66% y 44%, en ese orden, que también se observó en 2010, en un 36% y 18,2%. También por su valor, los tetra-brik retrocedieron 11,7% y 22% en litros los últimos dos años fuera del país.

Pero, pese al buen pronóstico, existe cierta preocupación. Las heladas tardías en noviembre afectaron hectáreas de uvas de alta calidad en ciertas zonas de Mendoza como "San Carlos, Tunuyán, Tupungato y parte de Luján de Cuyo, que impactó a bodegas con producción propia. Esto genera hoy expectativas de suba de precios de uvas de alta calidad", explicó el titular del INV. Se estima que, pese a la mejor cosecha, los precios del vino básico se mantendrán. Y, por las heladas que afectaron sobre todo al Valle de Uco, podría crecer más el valor de uvas de alta calidad. (elcronista.com)

Comentarios