Jueves 12 de Octubre de 2017

Las bodegas locales buscan captar el mercado internacional ante una mala cosecha en Europa

El 2018 es el año en el que el sector vitivinícola ha puesto todas sus expectativas para la reactivación del sector. Más de 30 bodegas se encuentran en un proceso de cambio, adquiriendo máquinas y tomando créditos a tasas subsidiadas para mejorar sus productos.

El sector vitivinícola avizora un 2018 de reactivación, luego de un 2017 poco alentador. Es que a un "goteo" de inversión, que alienta un mejor futuro, se le suma una "muy mala cosecha" en Francia, España e Italia, países que pisan fuerte en el mercado de los vinos.

Las bodegas locales están viendo que esta mala racha en Europa permitirá, por lo menos, que los vinos argentinos puedan salir a competir en el mercado internacional, con buenas expectativas.

Pero esto no es todo. En el último tiempo hay una tendencia a comprar maquinarias, y hasta sumar hectáreas para mejorar la producción. Los expertos insisten que el sector venía tan desinvertido, que toda inyección de capital que se haga, en estos momentos, comienza a rendir muy rápido.

Desde la COVIAR confirmaron que son, al menos, 30 las bodegas locales que están tomando créditos por diferentes vías, con tasas subsidiada, para adquirir tecnología en vías de mejorar la calidad de sus productos. A mediados del mes de noviembre se espera la llegada, desde Italia, de cuatro centrífugas para cuatro bodegas. Estas se suman a las dos, que en el mes de octubre, recibió el Centro de Enólogos, y que posibilitarán una significativa reducción en los costos de producción, con una importante mejora en los precios de elaboración, lo que determinará un aumento de la competitividad y un mejor posicionamiento de las bodegas beneficiadas.

Los insumos también juegan

Además de los anuncios de nuevas bodegas y compra de fincas, se observa movimiento por el lado de los proveedores de insumos.

Andrés Belinsky gerente general de Vinventions Sudamérica, empresa global dedicada a brindar soluciones de tapado para vino, que controla a la fábrica de tapones Nomacorc, con planta de producción en San Juan dijo al portal iProfesional, que "este año estamos completando una inversión de u$s300.000 y para 2018 sumaremos u$s1 millón más".

El objetivo es incorporar nueva maquinaria para abastecer el mercado interno y, además, triplicar los actuales niveles de exportación hacia mercados como Chile, Uruguay y Brasil.

"Este año estaremos llegando a 220 millones de tapones en la Argentina y el objetivo es pasar a 285 millones en 2018, lo que implicaría un crecimiento del 30%", planteó el directivo.

En este contexto los bodegueros sanjuaninos se prepararan para posicionarse en el mercado internacional y terminar con la racha que traían hasta ahora. "Estamos seguros que el 2018 y el 2019 serán grandes años para el sector", sostuvo Ángel Leotta, presidente de la COVIAR.

por: Gabriela Varas

Comentarios