Mundo
Viernes 01 de Enero de 2016

Las 10 maneras de vencer tu adicción al azúcar en sólo 10 días

El azúcar es una importante fuente de energía para el organismo aunque se encuentra asociada a calorías vacías puesto que no contienen vitaminas ni minerales.

Es importante para el desarrollo, el crecimiento y para llevar a cabo muchas funciones del organismo, sin embargo un consumo excesivo de azúcar puede desencadenar serios problemas en la salud. Es por esa razón que se vuelve muy importante controlar y limitar su consumo.
 
Veamos un plan de 10 puntos para sustituir al azúcar en 10 días
 
1. Tomar la decisión
 
Para vencer cualquier adicción hay que estar firmemente convencido de la necesidad de hacerlo y lo mismo ocurre con el impulso que lleva a tomar estos productos con nulo valor nutricional.
 
2. Cortar de una vez
 
Reducir el consumo no sirve de nada. Lo más efectivo contra las adicciones es cortar de golpe con aquello que las produce. Es decir, dejar de comer azúcar, productos de harina y edulcorantes artificiales, que ralentizan el metabolismo y almacenan grasa. En cambio, hay que sustituirlos por alimentos frescos y sanos, que acelerarán el metabolismo y calmarán el ansia.
 
3. Lo peor son las calorías bebidas
 
Según el doctor estadounidense Mark Hyman, especialista en medicina funcional y autor de varios best-sellers, “las calorías de azúcar líquido son aún peores que las comidas sólidas que contiene azúcar o harina. Jugos, gaseosas, tés y cafés azucarados suelen ser la mayor fuente de calorías de este tipo en la mayoría de las personas”. Está comprobado científicamente que una lata de gaseosa azucarada al día aumenta en un 60% el riesgo de obesidad en los niños, y en un 80% el riesgo de diabetes de tipo 2 en las mujeres.
 
4. Buscá la energía de la proteína
 
Durante este programa de 10 días es muy importante aumentar la ingesta diaria de proteínas, ya que éstas estabilizan el azúcar en sangre y los niveles de insulina, siendo una fuente de energía libre de carbohidratos. Lo ideal sería empezar el día con unos huevos de granja o un buen batido de proteínas. También es buena idea optar por nueces, semillas, frutos secos, pescado y pollo, para introducir al organismo proteína en cada comida.
 
5. Los carbohidratos buenos no tienen límite
 
Son los hidratos de carbono que se encuentran en gran cantidad en verduras. Este es un punto importantísimo. Se puede comer tanto como se quiera verduras, brócolis, coliflores, coles, espárragos, judías verdes, pimientos y champiñones, entre otros. Sin embargo, al menos durante estos días 10 días hay que mantenerser a distancia de los vegetales que contengan almidón, como las papas, batatas, calabazas o remolachas.
 
6. La grasa puede luchar contra el azúcar
 
Las grasas también tienen “su lado bueno”. Las grasas buenas, presentes en nueces y semillas, aceite de oliva extra virgen, pescado y palta, principalmente, provocan la sensación de saciedad. Además, estabilizan el nivel de azúcar en la sangre y resulta esencial en la conformación de la estructura celular.
 
7. Prepararse contra las tentaciones, que las habrá
 
Es muy probable, por no decir seguro, que durante este proceso ocurran uno o más episodios que desaten la tentación de volver a los hidratos de carbono. Y serán muy fuertes. Para enfrentar estos difíciles momentos de “debilidad”, Hyman recomienda estar preparado para esas emergencias, de modo que se pueda luchar sin sucumbir a al plan de los 10 días. La recomendación es contar siempre con una buena provisión de proteínas, grasas buenas y aperitivos buenos. Las almendras, nueces, semillas de calabaza, porciones de salmón, pavo o sardinas pueden resultar buenos aliados.
 
8. El estrés, el enemigo más poderoso
 
La propia hormona del estrés, el cortisol, produce hambre y contribuye de forma importante a que almacenemos grasa en el vientre o, peor aún, a sufrir de diabetes de tipo 2, por lo que resulta importante frenar esta situación en cuanto que se advierte su presencia. Según se ha demostrado, realizar una serie de aspiraciones profundas produce una reacción metabólica en nuestro organismo que intercambia el mecanismo dedicado a almacenar grasa por el de quemarla. Cinco respiraciones realizadas de forma lenta y con profundidad, antes de cada comida, ayudarán mucho.
 
9. Prevenir alergias e intolerancias
 
Existen muchas personas que cuentan con intolerancia oculta, que no se manifiesta de forma abierta, a alimentos como el gluten y la lactosa. Por lo tanto, es imperativo realizar un examen riguroso con el médico para descartar posibles brotes, que generarían inflamación, lo que provoca una serie de desequilibrios en el nivel de azúcar que contiene la sangre, lo que conlleva un aumento de la resistencia a la insulina y la posibilidad de ser afectado por una diabetes del tipo 2.
 
10. Dormir bien
 
Muchos estudios científicos han demostrado el poco o mal sueño, entre otros efectos produce un aumento de hormonas del hambre, así como una disminución de las hormonas encargadas de suprimir ese apetito. La explicación es que, al no dormir lo suficiente, se busca la energía rápida y esa se encuentra en el azúcar y carbohidratos refinados, que producen un impulso inmediato, aun cuando el bajón posterior es muy acentuado. La mejor manera de evitar esos problemas es tratar de disfrutar de una buena noche de sueño profundo y relajado.
 
Fuente: clarin

Comentarios