Mundo
Jueves 30 de Julio de 2015

Lanzan un servicio que interpreta el tono de los mensajes

El servicio de IBM permite cambiar palabras, ajustarle el tono a un mensaje con el objetivo de darle el mismo carácter que tendría si fuese oral, lo que evitaría los típicos problemas de interpretación que se originan en las conversaciones de chat.

IBM lanzó en su plataforma de desarrollo Bluemix un servicio que permite analizar los mensajes de texto para corroborar que el tono y el lenguaje sean los apropiados para poder transmitir las ideas de manera más eficiente según el objetivo del mensaje y la relación que se tiene con el interlocutor.
 
Ante la eterna duda de si un mensaje escrito será entendido como una broma o como un comentario de mal gusto, o de si un texto es lo suficientemente formal como para mandárselo al jefe, los usuarios puede recurrir al Watson Tone Analyzer, un servicio desarrollado entre IBM Argentina y el IBM Almaden Research Center en Estados Unidos.
 
"El servicio le permite al usuario refinar cómo se dirige a diferentes personas", explicó a Minutouno.com Hernán Badenes, Líder de I+D para Watson en SilverGate, el equipo de investigación para IBM Argentina. El objetivo no es cambiar el mensaje, sino modificarlo para que se entienda su tono a pesar de no contar con la entonación de la voz.
 
"Se trata de un feedback sobre cómo uno se está expresando para revisar si las palabras elegidas realmente reflejan lo que se quiere decir. De la misma manera que un corrector ortográfico analiza el texto cuando se está por mandar un mail o un documento, Tone Analyzer puede ayudar a las personas a ser más asertivas, o moderar tonos agresivos", comparó Badenes.
 
La dinámica del servicio es muy sencilla:
El Watson Tone Analyzer ya está disponible en inglés para la plataforma cloud de IBM, pero es gratis sólo el primer mes. Por ahora no existe una versión en español porque sus creadores esperan la respuesta de la comunidad de desarrolladores -en su mayoría angloparlantes- antes de hacer de quebrar la barrera del lenguaje.

Comentarios