San Juan
Martes 26 de Abril de 2016

La violencia sin fin: Un chico terminó con el tabique quebrado tras recibir una trompada en la escuela

A pocos días de que un niño tuviera que ser operado porque un compañero le quebró el maxilar y le sacó todos los dientes, ahora se conoció la historia de un joven que fue golpeado dentro de una institución educativa. 

"Yo puse la denuncia porque no quiero que le vuelva a pasar lo mismo a otro chico, alguien tiene que terminar con la violencia en las escuelas", con estas palabras Marcelo Videla demostró la bronca y el dolor que tiene como padre al ver que su hijo terminó con el tabique nasal quebrado en dos partes a causa de una trompada que le dio un compañero de escuela. 
Diego Marcelo Vedia tiene 15 años y cursa en segundo año de la escuela EPET Nº7 del barrio Aramburu el chico estaba en el patio cuando un par de jóvenes que cursan primer año, pero que son más grandes porque han repetido de año, se acercaron a molestarlo. Al parecer Diego les respondió algo y uno de los adolescentes se molestó y le pegó una trompada que le quebró la nariz. 
En ese momento aparecieron y los separaron, pero a la salida los mismos jóvenes lo amenazaron con una navaja.
Según el papá de Diego, el chico volvió a su casa sin haber recibido atención médica. "Cuando llegué de trabajar encontré a mi hijo con el ojo morado, lo lleve al médico y me dijeron que tiene fractura en dos partes de la nariz, ahora lo tendrán que operar", aseguró el hombre preocupado. 
Cuando el fue a la escuela se entrevistó con el director, Pedro Mercado, quien le dijo que él no había presenciado las agresiones y se limitó a darle los papeles para la cobertura del seguro. 
Molesto el hombre fue a la Comisaría, puso la denuncia y aseguró que irá al Ministerio de Educación. "Uno, con mucho sacrificio, manda a los hijos a la escuela a estudiar no a que les peguen", concluyó este papá. 

 

Comentarios