San Juan
Sábado 21 de Noviembre de 2015

La verdadera historia de milagros de la Difunta Teresa y el misterio de la luz mala, contada por un familiar

La sobrina nieta de la legendaria Teresa Merlo leyó la nota publicada por sanjuan8.com sobre la desaparición de Laperuta en cercanías al santuario y los dichos sobre la luz mala en la zona. “Yo vi esa luz subiendo y bajando del cerro pero no creo que sea mala”, reflexionó. Contó su versión sobre la muerte de la Difunta y desmitificó lo relatado por historiadores hasta hoy.  

Cuando su marido llegó, Teresa estaba encima de un charco de sangre con poco aliento. Su bebé, en avanzado estado gestacional, quizás ya estaba muerto por la terrible hemorragia que sufría desde hacía varias horas. Es que, por la mañana, había salido unos minutos para buscar alimentos y así tener listo todo para cuando llegue su marido. Pero tropezó y cayó golpeando con su vientre en el suelo duro y terroso. Sentía que no podía resistir y sólo tuvo fuerzas para esperar a su marido. La desesperación del hombre fue tal que la cargó de inmediato sobre un carro e intentó llevarla hacia la ciudad de Angaco. Lamentablemente, no pudo. El carro se enterró en el terreno escabroso justo al lado de un río. Allí murió Teresa y en ese lugar fue enterrada. El cuerpo de la difunta estuvo por años yaciendo debajo de un algarrobo. Sin embargo, hace 40 años su familia decidió desenterrarla para trasladarla al sepulcro donde hoy descansa. Una familiar de la Difunta, a quien llamaremos María (para resguardar su identidad) contó la verdadera historia a sanjuan8.com. ¿Es milagrosa?
Laperuta, un camino complicado y un fenómeno místico: ¿la luz mala?
La sobrina nieta de Teresa, va a visitarla con su familia los domingos. “Dicen que no se puede llegar más que en camioneta 4x4, eso no es verdad. Tengo un auto modelo 74’ y voy hasta allá manejando sola”, María es una de las personas que más confía en las obras místicas de Teresa Merlo. Ella se animó a contar la historia que sostiene su familia y habló de la verdad sobre la luz extraña que pudo haber confundido al médico Aníbal Laperuta en cercanías del paraje. “Yo vivo cerca del lugar donde desapareció el doctor Laperuta. Él tomó camino por Albardón y se enterró”, explicó.
¿Pero qué hay de cierto en la famosa historia de “la luz mala” que se aparece en el lugar? “Siempre sale esa luz. Yo creo que es porque en el lugar hay muchos minerales. No sé si será mala la luz, yo la he visto muchas veces y no le he tenido miedo. Me ha pasado muchas veces de quedarme en la noche en “la Teresa” a oscuras y ver esa luz azul subiendo y bajando por el cerro. “Dicen que cuando es mala, es roja. Yo siempre la vi azul”. De los presentes en esa ocasión, no todos veían la luz. Hubo un debate, según contó, porque algunos no creían en la aparición. Cerca de la Medalla Milagrosa, se perdió y no salió más. “No era un vehículo como parecía. Y siempre sale”, aseguró.  María no tiene dudas de que, lo que relatan las versiones extraoficiales sobre la confusión de Laperuta pudo haber sido real. “Quizás vio algo”.
Los milagros paganos de Teresa
Teresa era robusta, de piel morena, cabello negro y medía 1,65 aproximadamente. Tanto ella como sus hermanas y primas, tenían una particularidad: todas se peinaban de la misma manera. Sujetaban sus cabellos largos con una trenza y se la recogían en una especie de rodete alto. Era una mujer imponente, con fuerza de voluntad…así la recuerda su familia. Pero ese día no pudo más. Sus fuerzas se agotaron y terminó por entregar su vida.
El que cree, le pide desde hace años. Teresa murió sin asistencia médica y por eso –sobre todo- las embarazadas le piden por sus partos exitosos, en causa de complicaciones y por los niños por nacer. “También hay gente que pide por trabajo. Conozco una señora amiga, una enfermera, que fue a pedirle porque necesitaba trabajar. Ella sola con dos hijos realizaba labores ad honorem en el hospital de Albardón pero no tenia entrada de dinero. Luego de hacerle promesa a Teresa, le salió la titularidad del hospital, la llamaron para trabajar en un galpón de pasas y la llamaron de otro galpón de la calle La Laja. Estaba feliz”. Pero dentro de la familia Merlo también hay historias milagrosas. “Mi marido tiene la mitad del corazón funcionando. Tuvo un infarto irremediable hace un año. Yo se lo entregué a la Difunta y ahí está, trabajando. Gracias a “la Teresa”, relató. Otra de las historias que contó involucra a su propia hija. “Ella estaba sentenciada a no tener familia porque tuvo se le gangrenó el vientre cuando cumplió 3 años. Se salvó de milagro y anduvo bien en la vida. Hoy tiene un bebé. “El niño llama a Teresa y no ha ido nunca a verla”, relató.   
El río se desvío y pasa por sus pies. Ya no pasa por aquel algarrobo donde fue sepultada. A los pies de la Difunta corre aquella agua que necesitaba para continuar viva.  Hoy, como una leyenda que guarda misterios y milagros para quienes creen en ella. 

Comentarios