Policiales
Viernes 28 de Enero de 2011

La policía detuvo al líder de los "Doce Apóstoles" tras un tiroteo

Marcelo Brandán Juárez, jefe de la banda que originó el sangriento motín de Sierra Chica en 1996, fue apresado después de asaltar a un comerciante de Hurlingham. El hecho se produjo el pasado martes pero recién hoy anunciaron la identificación del delincuente. Estaba en libertad desde hace tres meses.

El líder del grupo de presos conocido como los Doce Apóstoles, que lideraron el sangriento motín de Sierra Chica en Semana Santa de 1996, fue detenido tras asaltar y capturar a un comerciante en la localidad bonaerense de Hurlingham y tirotearse con policías en el partido de San Miguel, informaron hoy fuentes de la fuerza.

Sin bien la detención se efectuó y fue informada el pasado martes, hoy se estableció que uno de los dos detenidos es Marcelo Brandán Juárez (43), quien si bien había sido condenado a reclusión perpetua por el motín y tenía además en su haber otras condenas, estaba en libertad desde hace tres meses.

El malviviente fue apresado el pasado martes en la localidad de Bella Vista, partido de San Miguel, tras una persecución y tiroteo con la policía luego de un asalto en William Morris.

El hecho se inició en el cruce de las calle Roca y Paso Morales, cuando dos delincuentes interceptan Chrysler en el que iban dos comerciantes, a quienes obligaron a continuar la marcha rumbo a la zona de San Miguel.

En el trayecto, se sumó a la captura un segundo auto, un Volkswagen Suran, con al menos otro delincuente a bordo, rodado al que pasaron a uno de los rehenes.

Los tripulantes del Chrysler, con la otra víctima, regresaron en ese auto robado a Hurlingham, donde fueron vistos por una patrulla de la seccional tercera de ese distrito, que había sido alertada del asalto.

Al ver a la policía, los delincuentes emprendieron la huida, por lo que se inició una persecución y tiroteo que finalizó en Bella Vista, donde el rehén fue liberado ileso y los captores detenidos.

Tras realizar las diligencias de rigor en la comisaría y luego ante la Justicia, los investigadores establecieron que uno de los detenidos era Brandán Juárez, el líder de los Doce Apóstoles y uno de los cabecillas del motín de Sierra Chica de 1996, durante el cual fueron asesinados siete reclusos y una jueza y su secretario estuvieron de rehenes.

En poder del "apóstol" y del otro detenido, identificado como Gustavo Pedro Ferreyra (48), se secuestraron una pistola ametralladora Halcón con cargador con capacidad para 38 proyectiles, una pistola marca Bersa calibre 9 milímetros, cinco cargadores y municiones de diversos calibres.

Los dos acusados quedaron imputados en una causa por robo calificado por el uso de arma de fuego, portación ilegal de arma de guerra agravada por registrar uno de sus portadores antecedentes penales, privación de la libertad doblemente agravada por ser con violencia física y amenaza y disparo de arma de fuego agravada.

Los detenidos quedaron a disposición del Juzgado de Garantías 3 Morón y la UFI 4 de ese distrito, a cargo de Valeria Courtade, ante quienes se negaron hoy a declarar y fueron trasladados a una cárcel de máxima seguridad.

Brandan Juárez fue condenado a reclusión perpetua más la accesoria de reclusión por tiempo indeterminado, junto a otros cinco "Apóstoles", tras un "telejuicio" que se realizó en el penal de Melchor Romero a principios del año 2000.

Se les impuso la pena máxima por los asesinatos e incineración de los cadáveres de seis reclusos y la toma de 19 rehenes, entre ellos la jueza penal de Azul María de las Mercedes Malere y su secretario Héctor Torrens.

No obstante, esa condena fue reducida luego a prisión perpetua y unificada con otra de 25 años, por lo que beneficiado por el sistema "2X1" recuperó su libertad hace tres meses.

Comentarios