País
Martes 03 de Febrero de 2015

La Justicia analiza darle la condicional a Barreda

El camarista Raúl Dalto evalúa el pedido del odontólogo para recuperar su libertad y cumplir la pena en la casa de una mujer que lo visita en la cárcel de Olmos.

Fuentes judiciales confiaron a la agencia DyN que Dalto inició el análisis de la solicitud del abogado de Barreda, Eduardo Gutiérrez, luego de que una mujer, identificada como Sonia García, hiciera saber que está dispuesta a ofrecer su domicilio para que viva el odontólogo.

El magistrado, que resolvería el planteo la semana próxima, cuenta con un dictamen de la fiscalía y un informe ambiental que se realizó en la vivienda de García, ubicada en calle 173 entre 41 y 42, al tiempo que voceros del caso no descartaron que el camarista cite a la mujer a una audiencia.


García, una misionera religiosa de la iglesia mormona que visita periódicamente la cárcel de Olmos donde está detenido Barreda, confirmó en declaraciones periodísticas que le ofreció al cuádruple homicida su casa.

"Se mostró totalmente agradecido", confió la mujer al diario El Día, y en una entrevista televisiva aclaró que no tiene intención de mantener un romance con el odontólogo y que ya le había ofrecido su casa a otros reclusos. "No es la primera vez que lo hago", recordó.

Barreda está preso en la Unidad 25 de Olmos desde el 22 de diciembre, cuando Dalto revocó su libertad condicional al considerar que era "peligroso" que siga conviviendo con su pareja Berta André en un departamento del barrio porteño de Belgrano y lo envió a la cárcel por no contar con otro domicilio.

El nuevo capítulo que devolvió a Barreda a prisión tras cuatro años de libertad comenzó en marzo de 2013, cuando el dentista concurrió por su cuenta a los tribunales platenses para advertir sobre el deterioro mental de su pareja, temiendo que una denuncia en su contra pudiera hacerlo regresar a la cárcel.

En aquella oportunidad el camarista Dalto le recomendó "tomar distancia" de André. Pero unos meses más tarde, cuando recibió los informes de la Dirección General de Salud Mental y del Patronato de Liberados, en los que se aseguraban problemas psicológicos de André y de convivencia, citó a ambos a una entrevista que se concretó el 11 de diciembre.

Diez días después de la audiencia le revocó la libertad condicional y ordenó la "inmediata detención" del odontólogo, al evaluar que "la situación de peligro es inminente producto de la combinación de la presunta debilidad mental de André y el riesgo de provocar una reacción de Barreda".

Esa misma noche Barreda fue llevado por personal del Servicio Penitenciario Bonaerense a la cárcel de Olmos, una unidad penal destinada a convictos mayores de 70 años.

Al día siguiente, el abogado Gutiérrez apeló el fallo, pidió que se anule la decisión del juez y "que se vuelva a la situación anterior", pero esa presentación fue desestimada el 30 de diciembre por la Cámara.

Sin embargo, la justicia dejó abierta la posibilidad de que Barreda pueda reclamar su libertad condicional siempre que consiga alguien que lo asile, ya que no cuenta con vivienda propia porque fue declarado "indigno" en la sucesión de los bienes familiares.

Barreda fue condenado en 1995 a la pena de reclusión perpetua por el homicidio de su esposa Gladys McDonald, de 57 años, su suegra Elena Arreche, de 86, y sus hijas Cecilia, de 26 y Adriana de 24, crímenes perpetrados el 15 de noviembre de 1992 en su residencia de calle 48 y 11, en La Plata.

Comentarios