Jueves 07 de Julio de 2016

La historia del nene que fue "secuestrado por un duende"

Octavio Leonel Da Silva, un nene de dos años y medio que estuvo perdido dos días en una zona de yerbatales y monte en Misiones, finalmente fue hallado con vida por la Policía el pasado 4 de Julio.

El chico fue internado porque presentaba algunas picaduras y tenía un cuadro de deshidratación. Sin embargo, lo curioso del caso es la postura del padre del nene, quien culpa por la desaparición de su hijo a un ser mitológico entre los campesinos.“Yo sospecho del Pombero porque no dejó ningún rastro. Ya compré tabaco y caña, que dejé en el monte para él. Ahora espero que suelte a mi gurí”.
 
Gilberto Da Silva (25) y su pareja, Marisel Lemos (17), contaron que el nene se había quedado durmiendo en el campamento el pasado viernes en horas de la siesta, cuando ellos volvieron al yerbatal para continuar con la cosecha. Fue un sobrino de doce años quien los alertó sobre la desaparición de Leonel. Los cosecheros y vecinos de la Colonia Milagros, en la localidad de Dos de Mayo, rápidamente comenzaron a buscar y dieron aviso a la Policía. Más de cien agentes, con apoyo de caballos, un helicóptero y hasta de un dron, lo buscaron durante el jueves y el viernes, sin hallar rastros del pequeño.
 
Según la creencia popular la mítica criatura lleva a los niños siempre hacia el este, para que reciban los primeros rayos del sol de la mañana. Basándose en ese mito, el cuerpo élite de la policía eligió dónde buscar a Octavio Leonel y logró encontrarlo a la vera de un arroyo.
 
Jorge Marcelo Vera, integrante del Grupo de Operaciones Especiales contó que tras dialogar con el grupo y siguiendo un poco la superstición, la creencia, “buscamos nuestro rumbo siempre direccionado al sol, al este, y nos encontramos una barrera muy tupida, un tacuaral. Tras 45 minutos logramos cruzar”, relató.
 
Vera dijo además que, “a raíz del que el padre del niño creía que había participación del Pombero en la desaparición del niño y como nosotros somos lugareños y manejamos, por nuestros antepasado, la creencia de que esta criatura lleva a las personas hacia donde está el sol, seguimos ese rumbo. Las coordenadas que nos dieron marcaban el rumbo correcto hacía ese lugar”, manifestó sobre el matorral donde fue encontrado el pequeño.
 
“Planteamos que si decía y era el Pombero, y según las creencias, él opera de esa manera, marcando el rumbo hacia el este”, remarcó sobre la guía que decidieron seguir.
 
Al ser consultado si cree en la leyenda del Pombero el efectivo del GOE aseveró que “sí creo porque soy nacido en la provincia y nuestros padres y abuelos nos hablan de él y nos describían de la misma manera y tíos míos en su momento pasaron por lo mismo y no tuvieron la suerte de que se lo buscara siguiendo las creencias”, señaló.
 
La leyenda del Pombero
 
El Pombero es una especie de duende de la mitología guaraní. Es muy popular en Paraguay y en las provincias de Corrientes, Misiones, Formosa y parte del Chaco en el Noreste argentino. Él puede llegar a ser amigo tanto como enemigo del hombre, según la conducta de éste. Se cuenta que el hombre que quiera tener de aliado a este duende puede dejar ofrendas por la noche como tabaco, miel o caña. Generalmente, la gente del campo le pide favores tales como hacer crecer los cultivos o cuidar de los animales de corral. Pero después de pedirle un favor, no deben olvidarse jamás de hacer la misma ofrenda todas las noches durante 30 días porque, si lo olvidan, despertarán su furia y tendrán que padecer innumerables maldades en el hogar.
 
Fuente: lmneuquen

Comentarios