País
Viernes 05 de Febrero de 2016

La historia de amabilidad detrás de la mujer que abusó a golpes de una abuela con Alzheimer

Inmigrante boliviana, María Esther Álvarez Salvatierra les dijo a sus empleadores "¡Mátenme, llévenme a la cárcel!" al ver el video que la incrimina. Planean llevarla a la Justicia con una denuncia penal.

Miriam Marino, la hija de la anciana abusada a golpes por su cuidadora, María Esther Álvarez Salvatierra –que fue filmada en pleno ataque– reconoció mientras suspiraba: "Si no supiese lo que sé, se la hubiese recomendado a cualquiera. Tenía una conducta completamente diferente a lo que se ve en el video".
El  video fue difundido por la propia familia y explotó en las redes sociales. La grabación, por otra parte, pronto llegará a Tribunales. Marino contactó abogados para iniciar acciones contra la cuidadora, mediante una denuncia penal. En el fondo, todo se trata de una confianza rota. Salvatierra fue parte de su casa y de la vida de su madre durante tres años.
De 28 años y oriunda de Bolivia, había llegado a Marino para cuidar a su madre de 94 años en un avanzado estado de Alzheimer "por recomendación, precisamente, de una excelente persona". No era el primer trabajo de Salvatierra en el rubro; ya tenía experiencia previa en cuidar niños y ancianos.
Con la madre de Marino, Salvatierra desarrolló, al menos a simple vista, un trato afectuoso en el tiempo en que la cuidó en su casa en Belgrano. "El día a día era excelente. Era absolutamente amorosa, tenía una suma dedicación", aseguró la hija de la anciana abusada.

Comentarios