San Juan
Sábado 28 de Mayo de 2016

La familia del niño al que le bajaron los dientes en la escuela pide ayuda para seguir con la recuperación

Se trata de Marcos Corso, un nene de 12 años quien recibió un fuerte golpe que le destrozo la mandíbula. Ahora necesitará más de $11.000 para tratar de terminar de reconstruir su rostro. 

"El esta deprimido, casi no puede comer y aún no falta mucho para que termine de recuperarse", con estas palabras María Santíbañez explicó el estado de salud de su hijo Marcos Corso, quien fue brutalmente golpeado en la escuela y terminó con las mandíbulas destrozadas. 
El caso generó gran conmoción en la sociedad, especialmente después de que se conoció el estado en el que quedó el niño de 12 años que asistía a la escuela Julia León y el 21 de abril pasado fue golpeado por un compañero.
Como el chico tiene osteoporosis, el golpe de su compañero le destrozó los huesos y le tiró casi todos los dientes. Primero estuvo internado en el Hospital Marcial Quiroa en donde le insertaron una plaza para unir el maxilar superior izquierdo que quedó partido en dos. Luego pasó a seguir tratamiento ambulatorio en el Rawson en donde le están haciendo un tratamiento y nuevos estudios para ayudarlo con su osteoporosis. 
María contó que el nene está muy triste porque todos los días tiene que ir al médico y seguir dolorosos tratamientos. Además no pudo volver a la escuela. "Le mandaron unas fotocopias y déberes, pero él no los entiende y yo no tengo dinero para pagar una maestra particular", contó la mujer que trabaja cuando puede (los tratamientos del chico le dejan muy poco tiempo)  como empleada doméstica. 
Sobre la cobertura del seguro de la escuela, la mujer explicó que ese tema está en manos de los abogados y confesó que ahora se preocupa por temas más urgentes como tener la comida de calidad que necesita Marcos para recuperarse. 
Es que, como no puede masticar ingiere sólo alimentos líquidos o papillas. "tengo que tener un bife, pescado o pollo a diario para que él pueda comer bien", contó la mamá. 
Ahora el niño se prepara para afrontar el proceso de reconstrucción de su dentadura. María contó que los profesionales manejan dos posibilidades. El cirujano quiere operarlo y quebrar un hueso que está malformado para despues de la recuperación implantarle nuevos dientes. En tanto que el odontólogo piensa en un procedimiento menos permanente y realizado de manera más progresiva. 
"Cualquiera de los dos tratamientos demanda una inversión mayor a los $11.000 y nosotros no tenemos cómo juntar ese dinero", aseguró la mujer quien contó que una sobrina organizó una campaña en las redes sociales para tratar de conseguir cualquier tipo de colaboración. 
Los interesados en ayudar de alguna forma pueden comunicarse al 264 4779523. "Cualquier tipo de colaboración nos va a servir contó la mujer que dijo tener esperanzas de que su niño se recuperará "pronto y podrá volver a la escuela". 

Comentarios