San Juan
Miércoles 11 de Febrero de 2015

La expedición del X Cruce de los Andes estrenó obras en Sardina

El refugio lució remodelado recibiendo a los jinetes con varias novedades y mejoras de lujo para un lugar que está en medio de la montaña.

El refugio ingeniero Sardina estrenó remodelaciones con la llegada de los expedicionarios del X Cruce de los Andes. Las mejoras que se le realizaron permiten disfrutar de una estadía cómoda y de lujo para una construcción que está enclavada en el medio del  Valle de Los Patos Sur.

Lo principal tiene que ver con el hospedaje de los andinistas. Se colocaron 12 cuchetas con colchones nuevos en la planta baja y en las dos habitaciones de la parte superior. Toda la instalación eléctrica fue hecha a nuevo, lo mismo que las cañerías de agua fría y caliente.

Se dejó instalado un generador eléctrico de gran potencia que permite alimentar todas las instalaciones, con carga de equipos incluida (celulares satelitales, baterías de cámaras, calefones eléctricos, etc).

La prensa ganó un lugar de privilegio en plena cordillera. Una sala para que los periodistas puedan trabajar cómodos con los implementos necesarios. Tomacorrientes, mesón largo, banquitos y esperar la tarde para conectarse a internet y enviar el material a las redacciones.

Se mejoró sustancialmente la galería este del refugio, levantando el suelo más de 70 centímetros. Para eso se tuvo que acarrear rocas de las montañas cercanas y rellenando con material liviano y cemento. Se construyó un techo de chapa con cortinado para evitar el viento y la lluvia. Este espacio es el más utilizado ya que sirve para el horario de las cuatro comidas, como para convertirse en el punto de encuentro de los expedicionarios.

Los baños son otras de las instalaciones beneficiadas con las mejoras. En la parte baja se armaron baños con grifería y bachas nuevas. El baño que está afuera, pegado al río, también se refuncionalizó cambiando sistema de bombeo y cambiando grifería.

La cocina se dejó instalada abajo, pero los responsables de Gendarmería decidieron llevarla al lugar tradicional, en la planta alta.

El refugio de Sardina había quedado en estado de abandono y destrucción después de que el uruguayo Raúl Fernando Gómez Cincunegui, quien escapaba de Chile por una acusación de abuso en su contra, estuvo cuatro meses en el lugar hasta que fue rescatado por sanjuaninos. El hombre, rompió muchos elementos del refugio y quemó maderas que formaban parte de la construcción.

 

Por Sergio Alfonsín

Director sanjuan8.com

 

Comentarios