País
Jueves 12 de Febrero de 2015

La ex esposa de Nisman pidió no seguir politizando un hecho en el que hay cosas por despejar

  Arroyo Salgado, ex esposa de Nisman, participó de la audiencia pública que convocó la oposición en el Senado. Solicitó un "trato prudente" del tema, que se evalúe denunciar el caso ante la Comisión Interamericana de DDHH y sugirió que no se trató de un suicidio. Además cuestionó la publicidad de medidas de la investigación

La jueza Sandra Arroyo Salgado cerró esta tarde la audiencia pública que se realizó en la cámara de Senadores convocada por la oposición para debatir sobre la misteriosa muerte de Alberto Nisman y su última denuncia contra funcionarios del Gobierno. La ex esposa del fiscal "lamentó" que su presencia en ese lugar haya ocurrido en un "momento tan difícil".

 

"Lamento que esta invitación haya tenido lugar en un momento tan difícil para mí. Vengo a ocupar un espacio que debería haber estado él", dijo, luego de agradecer tanto a los opositores que la convocaron como al oficialista Migue Ángel Pichetto, quien en el recinto de esa cámara rindió homenaje a Nisman.

"Entiendo que en nada contribuye y en cambio condiciona e interfiere en el trabajo de jueces y fiscales en el camino por la verdad todo juicio de valor, de aprobación o desaprobación, provenga de donde provenga", dijo.

 

En ese sentido, pidió "un trato prudente, ético y responsable a todos los miembros de las instituciones de los distintos poderes" y ""prudencia, respeto y ética para la investigación y para mis colegas". Y solicitó "no seguir politizando un hecho en el que todavía restan muchas cosas por despejar".

Comentarios